abr 20 2014

El gran hotel Budapest: Entretenimiento y poco más

La última película de Wes Anderson empalaga los ojos con colores como lo hacen cualquiera de las anteriores del destacado e inconfundible director. Para reconocer sus películas alcanza con la estética de las mismas, que ni falta hace obervarla con ojo agudo, pues entra sola y sin pedir permiso, impregnándonos de sus típicos planos y tonos.
El gran hotel Budapest es una película de entretenimiento, de aventuras, casi infantil. Son gags bastante obvios, pero funcionan. La película no es pretenciosa. Es redonda y bastante previsible, pero cada escena sabe sostener esa trama de enredos. Es sencillamente divertida, y no mucho más. Personalmete, no salí encantada del cine. Su anterior película también se acercaba a lo infantil, considerando además que los protagonistas eran niños. Desbordaba ternura, cosa que en esta se encarna sobre todo en el personaje femenino de la pastelera y en el romance de ella con Zero (Tony Revolori), el aprendiz de botones que es uno de los dos personajes principales de la historia (el otro es el que interpreta Ralph Fiennes). Sin embargo, Moonrise Kingdom (y creo que la mayoría opina lo contrario) a mí me resultó superior y mucho más entrañable. No puedo criticar a El gran hotel Budapest diciendo que falla el guión o que los personajes no están bien delineados; muchísimo menos meterme con cuestiones de dirección (siempre impecable en Anderson). Solo hablo de mi impresión. Disfruté mucho de Vida acuática porque fue la primera película de él que vi y quedé sorprendida. Me fascinaron Los Tenenbaums y adoré a los tres hermanos de Viaje a Darjeeling, incluso al más insoportable (Owen Wilson). Y agradecí la impecable perla que anexa esta última película mencionada: el corto Hotel Chevalier. El gran hotel Budapest también nos transmite cariño, ternura e incluso hasta cierta melancolía; y por supuesto, complicidad. Pero me parece más simple que ninguna (más simple… como si tuviera menos capas… más llana…) y su estética de cuento de hadas me lleva, contra mi voluntad, a la palabra naïf.
Por supuesto, la banda de sonido, como en todas las películas de Anderson, es una pasada.
© Del Texto: Flor Bea


ene 28 2013

Viaje a Darjeeling (The Darjeeling Limited): Los colores del alma

Todo lo que se sale de lo convencional suele ser mal entendido, rechazado y apartado hasta la esquina en la que duermen genios de todos los colores, las nuevas ideas o lo que incomoda a lo establecido. Por eso, casi todo es convencional; porque todo el mundo lo hemos construido sobre lo que no causa problemas en occidente.
No hay menos convencional en occidente que la cultura oriental. En concreto, todo lo que venga de la India se ve con la ceja alzada. Eso y el cine de Wes Anderson. Humor bizarro, un guión compuesto para que se descomponga a lo largo de la acción, lo pequeño que soporta el universo de los personajes (como ocurre en la vida real; todo se sujeta en lo insignificante; lo enorme es cosa del marketing, de los gobiernos y de los banqueros), un toque surrealista y salvaje que nos lleva de la mano durante un rato sin que rechistemos. El cine de Anderson es otra cosa (aunque se aproxime peligrosamente al circuito más oficial).
The Darjeeling Limited es el título original de la película. Viaje a Darjeeling es el que hemos conocido en el mercado español. Supongo que se debe al completo desconocimiento del traductor sobre la película. Si alguien pone este título es que no ha visto ni la primera escena. Seguro.
Wes Anderson cuenta el viaje de tres hermanos a bordo de un tren que cruza la India (propiedad de The Darjeeling Limited). Tras la muerte de su padre buscan a la madre. Son diferentes, sienten celos unos de otros, apenas tienen relación, sus objetivos no tienen nada que ver. Intentan un viaje espiritual que no lo es hasta que toman contacto con la realidad. Viajar en primera clase a través de la India es como estar ajeno al mundo.
Owen Wilson (con Anderson pilotando siempre alcanza niveles notables de interpretación), Adrien Brody (agradable sorpresa al moverse en el mundo Anderson con naturalidad) y Jason Schwartzman (magnífico en la expresión corporal) son los actores principales. Anjelica Huston defiende un papel muy secundario aunque lo hace de forma explosiva. El resto son papeles sin apenas importancia aunque los nombres son archiconocidos (Bill Murray o Natalie Portman, por ejemplo). Además de la calidad individual de todos ellos, Wes Anderson hace un trabajo formidable de dirección actoral.
La fotografía es espléndida. Robert D. Yeoman aprovecha toda la gama de colores imaginable para presentar un trabajo preciosista. El viaje espiritual de los personajes tiene mucho que ver con esos colores, la trama completa se pega a esos colores.
El movimiento de la cámara es especialmente interesante. Marca con total exactitud el estado en el que se encuentran las relaciones entre personajes. Va y viene de uno a otro. La separación entre ellos lo marca la cámara. Mientras dialogan o estando en silencio. La sintonía que hay entre un hermano u otro lo comprendemos desde el encuadre y el movimiento de la cámara. Algunos travellings son muy meritorios ya que son la herramienta que utiliza Anderson en las zonas expositivas más complejas y originales.
Viaje a Darjeeling (vaya traducción desafortunada) no es una comedia. Al menos no es lo que esperamos que sea una comedia. La inclusión de asuntos tan serios como la muerte o la falta de amor y comunicación, hacen que sea más un drama. Lleno de ironía, humor negro y grandes dosis de originalidad. Pero un drama.
Esta película cuenta un viaje entrañable en el que las personas se unirán o separarán para quedar más unidos después, un viaje en el que los fantasmas se irán para siempre, en el que nadie tendrá que renunciar a ser lo que es, un viaje al son de una banda sonora extraordinaria.
No es una película que vaya a gustar a muchos. Algunos dirán que no hay quien entienda algo así. Pero para otros representará una forma de reconciliarse con el cine.
© Del Texto: Nirek Sabal