mar 22 2012

Trainspotting: Marcas para la eternidad

Hay películas que no dejan la más mínima marca en el que mira. Otras te divierten durante un par de horas y luego las olvidas. Nada de marcas. Las hay que, durante algunos días, consiguen que te plantees aspectos que, definitivamente, no quieres o no puedes modificar. Tampoco dejan nada más allá de pequeños rasguños. Pero también las hay que funcionan como bombas de relojería que explotan cuando te sientas a observar, que vuelven a estallar en cuanto te descuidas, que se quedan instaladas en cualquier lugar innacesible de la consciencia para quedarse por siempre jamás.
Hubo un tiempo en que creí que lo terrible de la vida estaba aislado de la zona más divertida; que la decencia se encontraba a un millón de kilómetros del territorio más sucio de la vida. Todo ocupaba un lugar aislado y exclusivo. Hubo un tiempo (soy hijo de la última etapa franquista y de la transición posterior) en que nos enseñaban un mundo pulcro y azucarado que nos creíamos de cabo a rabo. Pero hubo un tiempo en el que millones de muros se derribaron casi al mismo tiempo. Muros que no dejaban ver el mundo.
Y pasaron los años. Y llegó Trainspotting.
Aunque ya era una evidencia que el mundo era otra cosa; aunque las cosas se habían colocado en su sitio; fue el día que apareció una realidad pensada por muchos, pero que nadie había convertido en real con esa fuerza y con ese descaro. Si no me equivoco fue en 1996 (es igual) cuando Danny Boyle se plantó con su película dejándose de idioteces y pintando las cosas del color justo.
Ya sé que se habían estrenado cientos de películas durante los veinte años anteriores que intentaban hacer lo mismo, que Kubrick había rodado La Naranja Mecánica para desmontar este garito que llamamos mundo y que, cómo él, lo habían intentado muchos. Pero Trainspotting fue otra cosa. Todo era la misma cosa. Incluso las cosas eran lo contrario a lo que uno tenía grabado a fuego en el pensamiento.
Mark Renton (Ewan McGregor) corre camino de su destrucción. Sus amigos le acompañan. Se drogan, roban, no dan un palo al agua, desean que el mundo no pueda con ellos. Se divierten con cada paso que dan hacia el abismo.Vemos casas asquerosas, gente asquerosa, mucha droga (las escenas que enseñan el momento de meterse heroína son escalofriantes), mucha mierda y, de paso, mucho gilipollas. Usted y yo somos los gilipollas. Todo lo que representa la decencia, el trabajo duro, la familia unida y besucona, todo eso, es la parte gilipollas del mundo. Lo divertido es ser como Renton y sus colegas. El mundo es una mierda, así que yo lo pisoteo.

Renton logra desengancharse de la heroína, acceder a un puesto de trabajo y ganar un sueldo. Los amigos le buscan para que él sea su soporte financiero en el trapicheo con caballo. Y Renton, ya disfrazado de persona normal y decente, se la juega a todos. Es decir, logró ser fiel a sí mismo mientras era lo que llamamos un tirado.
Es curioso que ahora esa parte del mundo que el director pintaba como la parte gilipollas esté llena de droga, de capullos, de mala gente y de egoístas traidores. Al final, eran la misma cosa. Qué razón tenía.
La película es sensacional. La trama es trepidante, los actores están muy bien en sus papeles (sin excepción), el ingenio y la ironía (también el sarcasmo) inundan cada secuencia, McGregor destaca en su interpretación (mucho mejor que haciendo de Jedi), la estética es exáctamente la necesaria. En fin, es una maravilla. Se sufre de lo lindo con ella, pero, al mismo tiempo, las risas están garantizadas. Y es que, al final, todo es la misma cosa. Depende de lo que queramos hacer o ver, cambia. Reír, llorar, sufrir. Eso depende de cada cual ante lo mismo. Qué peliculón.
© Del Texto: Nirek Sabal

Imagen de previsualización de YouTube


feb 25 2011

127 Horas: Del egoísmo al existencialismo

Cuando era pequeño, en una de esas típicas excursiones del colegio donde los más gamberros hacíamos de las nuestras perdidos por el monte, me dio por alejarme de mis amigos, mis compañeros y antes de todo eso, de los profesores. Y sin avisar. Mi afán por descubrir en soledad lo que la naturaleza me deparaba me hacía tanta ilusión que dejaba incluso mi mochila con lo necesario y me largaba a investigar por los bosques montañosos en busca de sitios con los que maravillarme. Huir del ruido y encontrarme el silencio, para muchos un silencio aterrador, pero para mí tenía un cierto encanto. Creía ser parte de un todo. Hasta que caí rodando por un barranco de tierra húmeda y resbaladiza. Y no había otro camino para volver que escalar aquello de nuevo. El mundo se me venía encima y antes de las cinco de la tarde tenía que llegar al campamento antes de que los profesores empezaran a reunir a los alumnos, contarlos e irse en el bus. Tenía muy pocas horas. Y no lo pensé ni un momento. Tenía unos siete u ocho años. Tuve que arrastrarme hasta arriba a través de raíces y tierra mojada, dejándome en el intento las manos ensangrentadas. Vi mi corta vida pasar, y cada vez que miraba abajo rezaba para no caer y partirme la crisma. Al final lo logré. Diez minutos antes de la cinco. Oculté como pude mis heridas, y nadie, ni siquiera mis amigos o mi familia lo supieron. Ni lo saben, y si leen esto, bueno, nadie es perfecto, quiero que sepan que no quería preocuparlos. Solo sé que después de aquello me alegré por estar vivo y ver a mi gente.
Algo parecido (y mucho más duro) le pasaría a un tal Aron Ralston allá por 2003, un hombre como otro cualquiera que un buen día decidió largarse de casa e irse por los cañones de Utah a vivir un poco, eso si, le gustaba la escalada y los deportes de riesgo. En una de su incursiones por una grieta en la tierra, acabó cayendo y siendo atrapado por una roca. Bueno, más bien su brazo. 127 horas estuvo el hombre atrapado, a punto de morir hasta que se lo amputó. Su error, no haber avisado a nadie de dónde iba antes de salir. Nuevo film de Danny Boyle donde nos relata un acontecimiento real desde su punto de vista, un autor que a lo largo de sus obras (Trainspotting, Millones o Sunshine) critica los tiempos modernos en los que vivimos, la sobresaturación de información, las masas sin sentido ni objetivo, la rutina del día a día, estrés y en definitiva, el egoísmo que todo ello genera. Y de ahí sobresale nuestro protagonista, alguien completamente egoísta sin darse cuenta de ello, que huye de una realidad asfixiante, que escapa del núcleo urbano a la naturaleza, al silencio más absoluto. Es un relato que aboga por un sentido optimista de la vida, una corriente existencialista (bebedor de las filosofías de Sartre o Schopenhauer) basada en que el ser humano está aquí para algo importante por muy nimio que sea el objetivo, disfrutar de lo que se nos ha concedido, y en libertad, crear y darle un significado a todo lo que nos rodea, sabiendo en todo momento que el individuo es el único responsable de sus actos, y aquí aludo al tan manido Yo soy yo y mis circunstancias de Ortega y Gasset que todo pseudointelectual utiliza para dárselas de interesante. Por eso en este film asistiremos tan solo al momento en que un hombre tuvo que luchar contra la naturaleza, pero sobre todo, contra sí mismo. La historia de Aron es la búsqueda de lo que de verdad tiene importancia, que no son más que las personas que nos rodean, los amigos, la familia, y todo aquello que no queremos ver, pero que nos acompaña cada día, una gota de agua, el roce de tu gato contra la pierna, una caricia de la mujer amada, un amanecer. Los buenos momentos que hemos vivido y no le vimos ni supimos darle ninguna trascendencia. Sólo se la vemos cuando estamos en un límite entre la vida y la muerte. Eso es el egoísmo del hoy. No saber apreciar lo que de verdad es bueno. Nuestro héroe a lo largo de su periplo y mediante recuerdos y ensoñaciones se dará cuenta de lo que es y de lo que fue, y de lo que necesita cambiar para ser alguien mejor, alguien de provecho, alguien importante.
Hablando más técnicamente de la película, James Franco como el sufrido Aron Ralston simplemente está magnífico y se erige como un grandísimo actor que tiene delante de sí un muy buen futuro. El film es impactante a nivel visual, como todo lo que realiza Danny Boyle, siempre con tonos cálidos, movimientos de cámara imposibles, sus  típicos planos aberrados, y no falta (como de costumbre) un montaje de estilo videoclipero para transmitir ciertas ideas al espectador. Así como una cuidada utilización de la música en todas sus producciones, esta vez a cargo del compositor A.R. Rahman, con quien ya trabajó en su anterior film, Slumdog Millionaire, y que en ésta lo borda. Y ya para terminar, si al final de todo, cuando escuchen el tema de Sigur Ros, Festival, no sueltan una lagrimilla, me da a mí que el pesimismo y la indiferencia es más grave de lo que pensaba. Eso es que están definitivamente enfermos.
© Del Texto: Gwynplaine Thor

Imagen de previsualización de YouTube