oct 14 2012

Frankenweenie: Un homenaje a los monstruos de siempre

Elegantemente triste. Técnicamente justa. La película de Tim Burton funciona como un enorme y exquisito tributo al cine de terror de todos los tiempos y se centra en la trama y en ese homenaje dejando los detalles técnicos en manos de la normalidad. Y no es malo. Ya está bien de tanto ordenador y de tanto 3D a costa de lo esencial del cine. Y lo esencial del cine es el espectáculo, la emoción.
En la película está Igor, los Gremlins, Vincent Price, Gozzilla, Frankenstein (por supuesto), los cementerios de siempre, la candidez de los monstruos, el terror a lo desconocido. Está todo lo que el cine de terror clásico ha ido dejando en la retina de millones de personas.
Burton consigue una historia estupenda que nos hace reír y nos hace llorar; nos hace imaginar y nos pega a una realidad que soporta todo lo necesario para que podamos seguir acudiendo a una sala de cine llena de magia.
Después de sus últimos trabajos, Burton consigue levantar la cabeza y ponerla a funcionar. Falta le hacía porque la cosa se estaba poniendo difícil incluso para sus admiradores más apegados. Con un blanco y negro acertado (artísticamente la película apestaba a esa falta de colores), una animación sencilla aunque suficiente y un guión notable, el realizador nos hace recorrer sentimientos, vivencias e imaginaciones que todos tuvimos alguna vez. Bien en el cine, bien escribiendo, bien dejando la mente libre para que llegara hasta donde quisiera.
Todo se convierte en una enorme máquina de hacer terror. Tan falso como la verdad del cine siempre nos ha permitido. Y concluye con un mensaje de exquisita relevancia: Nada es posible en este mundo si no se le echa amor al asunto. Un mensaje simple. Eso sí, nos lleva hasta ese territorio a través de una especie de montaña rusa que pasa por el susto del personaje, por la alegría, por la amargura, por el terror. Subidas y bajadas rápidas y eficaces que terminan haciendo sonreír a cualquiera, llorar a cualquiera, también.
El guión es espléndido. Deja atrás todo formalismo y todo maquillaje narrativo innecesario para centrarse en lo importante, en que los personajes vayan creciendo sin pausa. La música es espléndida por lo que matiza la acción. Tal vez la partitura por su cuenta sea algo sosa, pero en el conjunto de la película funciona a la perfección. El montaje exacto. Todo bien en este trabajo.
Es una película que pueden ver los más pequeños porque el terror que llega no es tal. Pero la tristeza sí es eso, tristeza. Más de uno puede salir llorando como una magdalena de la sala de proyección. El universo de Burton es así. Ni un final feliz es capaz de alegrar a nadie después de un baño de tristeza tan clamoroso. Aunque está muy bien que todos sepamos que al cine se va a eso, a emocionarse, a pensar tras la película, a vivir entornos tan desconocidos como familiares al mismo tiempo. Una opción estupenda para una tarde de otoño.
© Del Texto: Nirek Sabal


Imagen de previsualización de YouTube


may 22 2012

Big Fish: Vidas extraordinarias

Cualquier manifestación artística debe conseguir que los sentidos funcionen al máximo para que las emociones hagan saltar por los aires lo cotidiano.
Hacer de la vida; de una vida cualquiera, una vida de esas que todos tenemos; algo inolvidable para el que la vive, es cuestión de mantener las emociones en constante movimiento. Sólo así nos podemos sentir únicos y exclusivos, sólo así nos recordarán como seres especiales los que se sintieron del mismo modo mientras compartieron con nosotros cada minuto apasionado y apasionante.
Que yo sepa, la única forma de conseguirlo es fabulando, creyendo que lo inventado es cosa normal y lo normal cosa de sueños. Que yo sepa, la única forma de conseguir una vida extraordinaria es convirtiéndola en obra de arte. Parece cosa de escritores lo de inventarse vidas. Y no, los inventores lo que hacen es contarse, una y otra vez, la suya propia sin el pudor añadido de hacerla pública. Es algo que cualquiera puede hacer sin intentar vender libros. Esto sirve para los directores de cine, los escultores, los pintores o los artistas callejeros.
Tim Burton siempre me ha parecido un director irregular. A una película más que notable le puede seguir un pestiño absoluto, y a un pestiño una obra genial. Big Fish está entre las maravillosas. Por lo bien que describe el proceso creativo y su importancia, por lo bien que muestra cómo cualquier vida corriente puede ser extraordinaria, por lo bien que están los actores en sus papeles (Ewan Mcgregor, Albert Finney y Jesicca Lange especialmente), por lo claro que deja el espacio que ocupan realidad y ficción y el espacio que comparten ambas, por lo emocionante que es.

La película está llena de lugares fantásticos muy propios del cine de Burton, lugares fronterizos con la realidad y que pueden ser modificados si alguien cree que eso es posible. La película está llena de historias de amor y de amistad que se colocan, también, en la frontera en la que todo es importante o nada. La película está llena de aventuras que vivimos cada día, pero que no nos parecen nada del otro mundo, que se ven como insulsas y descargadas de cualquier emoción posible.
Algunos dicen que la película es un pastel lacrimógeno. Esta vez, me temo que están en un error. Hay que mirar desde la emoción cuando nos hablan de eso mismo. Plantarse ante cualquier cosa con lo intelectual por delante se convierte en un filtro imposible de sobrepasar. Lo intelectual puede quedarse escondido y no pasa nada. Y es una virtud saber hacer que desaparezca cuando toca. Además, ¿quién dijo alguna vez que la razón y el pensamiento (por profundo que sea) están reñidos con la emoción? Es al contrario.
Sería una pena dar pistas sobre la trama, sobre lo que representa ser un pez impescable, sobre donde deja Burton colocados los límites de una cosa u otra. Sería una pena que alguien (después de ver la película) se negara a plantearse que la muerte está pegada a la vida, que la alegría se arrima a la nostalgia o que el mundo es distinto a como lo vemos si hacemos un pequeño esfuerzo.
Una mínima capacidad de fabulación o ver una película tan exquisita como Big Fish nos permite convertir nuestra vida en algo colosal, en una obra de arte. Da igual lo que vean otros. Una obra de arte. Qué cosa tan grande.
© Del Texto: Nirek Sabal


Imagen de previsualización de YouTube


dic 31 2011

Eduardo Manostijeras

“- ¿Y cómo sabes que está vivo? -No lo sé, presiento que lo está. Verás, antes de que él viniera aquí no nevaba nunca. En cambio, después, si nevó. Si no siguiera vivo ahora no estaría nevando. Aún, a veces, bailo bajo la nieve”.


Con este pequeño diálogo termina la película Eduardo Manostijeras. Esta película, dirigida en el año 1990 por Tim Burton, es quizás la primera con la que se comenzó a hablar del universo Burtoniano. Lo cierto es que las películas de este director son fácilmente identificables por su estética de cuento gótico adaptado a los tiempos modernos y por sus tramas impregnadas, siempre, de grandes dosis de melancolía, entre otras cosas. Estas circunstancias se repiten una y otra vez en todas y cada una de las películas de Tim Burton y, cómo no, se encuentra, también, en Eduardo Manostijeras.
Algunos han calificado esta película como la obra maestra del director. El caso es que para los muy fans de Tim Burton no creo que sea así y para los fans de Johnny Depp pues, no lo sé. El caso es que a mí no termina de convencerme. Puede que el hecho de que Johnny Depp sea el protagonista de la cinta (reconozco que no puedo con él, pese a los esfuerzos que hago cada vez que veo una película en la que interviene) y que siempre parezca Johnny Depp y no me deje ver a sus personajes; que en el doblaje al español, la  voz y el tono de Eduardo me parezcan muy mal escogidos (no casan para nada con  el tipo de personaje sensible e inocentón que pretenden presentarnos); que me falten datos sobre qué es lo que ha pasado en el castillo (¿por qué existe Eduardo?), y esas cosas, hacen que no me termine de convencer.
Pero debo reconocer que tiene algo y que en su momento, fue una manera muy innovadora de afrontar y mostrar una historia. La combinación de lo que podría parecer la estética de un cuento infantil (con las particularidades que siempre encierran los mundos de Tim Burton) con una trama que no tiene nada de infantil, debo reconocer me parece muy acertada y creativa. El mundo cierto, entero e inocente de Eduardo mantienen una estética gris, oscura, casi tenebrosa cuando, en realidad, es el personaje que, por su bondad e inocencia, a priori, debería ser el más luminoso; mientras que por el contrario, el mundo sucio, interesado, falso y cruel del pueblo que inicialmente acoge a Eduardo con entusiasmo para después defenestrarlo, se presenta con esa estética colorista, en tonos pastel, dulce y empalagosa cuando debería ser negra como la pez. Una forma curiosa de enfrentar los dos mundos: el de los buenos y el de los malos. Porque Eduardo Manostijeras es un cuento sobre la bondad y las renuncias.
La bondad que no puede sobrevivir en un mundo hostil e interesado y la renuncia al amor para que precisamente sobreviva aquel al que se ama. Y para ello, para hablarnos sobre ello,Tim Burton se vale, en gran medida, de dos historias ya conocidas, la de Frankenstein y la de La bella y la bestia y las funde en un cuento que nos es conocido y a la vez increiblemente novedoso.
Debo reconocer que esta película la he visto dos veces en mi vida, una cuando se estrenó (y no me gustó nada) otra, ayer mismo, es decir bastantes años después. Debo reconocer, como digo, que es una película preciosa en su estética, en su forma, y en sus elementos. Que tiene una banda sonora espectacular, creación de Danny Efman (como en otras muchas películas de Burton); con la que el acompañamiento musical hace ganar enteros al transitar de la trama; que algunos retazos de la fotografía (por llamarlo de alguna manera) de algunos pasajes de la película me parezcan grandiosos. Pero, tengo un serio problema con ella, con la película, lo sé, y es que no puedo evitar que Depp me la estropee.
Sin embargo, se la recomiendo vivamente, porque lo mío y lo de este actor es una fobia, y ustedes, por suerte, adolecen de ella. Busquen la cinta y véanla. Disfruten del rosa pastel, de la gris ala de cuervo, del impresionante parecido entre el monstruo/ángel Eduardo y el propio director Burton, de la desconstrucción de melenas,  de las floridas esculturas, de la bonhomía de Peg (Diane Weist) que con sus productos Avon intenta contentar a todo el mundo; de los bailes bajo la nieve de Kim (Winona Ryder) y de esa estética con la que Tim Burton lo viste todo. Tendrán un buen rato garantizado, se lo digo de verdad, pese a Johnny Depp.
© Del Texto: Anita Noire


Imagen de previsualización de YouTube


dic 19 2010

Pesadilla antes de Navidad: Encontrar el sentido de todo esto

Ando de limpieza estos días y, entre las muchas cosas que he encontrado y suponía perdidas y olvidadas, ha aparecido una copia de la película Pesadilla antes de Navidad. Una cinta de animación. Llegó a mis manos a través de un fanático de este tipo de cine y me la entregó, en su día, como si fuera una joya, una verdadera película de culto. Debo decir que en aquel momento era difícil encontrar una copia en DVD y que había removido Roma con Santiago para encontrarla. Un regalo de esos de amigo invisible que he conservado porque quien me lo regaló pretendía convencerme que la Navidad tiene su aquel.
Ayer, antes de decidir que hacer con ella, la volvía a poner en el reproductor de DVD y hasta le he encontrado mucha más gracia que la primera vez que la vi y eso que, sinceramente, ni los musicales, ni el rollo gótico me van. Pero esta cinta tiene algo que la distingue de otras películas de animación. No me preguntes lo que es porque no se lo sabría decir.
Pesadilla antes de navidad es una película prototipo de las de Tim Burton (la idea original fue de este director), dirigida en 1993 por Henry Selick. Película de corta duración, apenas poco más de una hora que, aunque no se lo crean les va a transportar de nuevo al mundo de los niños y sus miedos. No tengo yo muy claro que este tipo de películas que parecen hechas para los niños sean realmente para ellos. No por los monstruos, ni las sombras, ni nada de todo ello, sino porque en el fondo, sin dejar de ser de una sensibilidad pasmosa, tienen bastante más miga que la que parece.
En la ciudad de Halloween viven todos los monstruos que pueblan los sueños y pesadillas de los niños. Jack Skellington es el Señor de Halloween, un esqueleto elegante, encargado de preparar las fiestas más terroríficas del mundo, pero que para su pueblo (hombres lobos, momias, fantasmas, brujas, etc.) son las más alegres y divertidas. Pero Jack, pese a ser el más admirado de Halloween siente un profundo vacío interior. Marcha de la fiesta y va vagando por el bosques mientras va pensando en su insatisfacción por hacer siempre lo mismo y empiezan a aparecer sus miedos. No está contento, necesita encontrar cosas nuevas. En este deambular por el bosque, llegará hasta los árboles que le dan entrada a un nuevo mundo, la Navidad. Entra en aquel mundo que, en contraste con el suyo es luminoso, lleno de color. Jack cree haber encontrado lo que busca.
Mientras Sally una muñeca llena de costurones, sigue en el mundo de Halloween, bajo el dominio de su creador el Dr. Flinkenstein. Quisiera poder marcharse del lado del doctor y hacer su vida pero ella no es como Jack, es mucho más quieta, melancólica.
Cuando Jack vuelve entusiasmado de Navidad, intenta explicarles a todo el mundo que es eso y su propósito de mejorarla. Sin embargo, Jack, sin darse cuenta, sólo consigue transmitir detalles mundanos de regalos, etc.; sin conseguir hacerles llegar los sentimientos que le provocó Navidad. Nadie entiende nada porque todos lo ven todo desde el prisma de Halloween. Sólo cuando les habla de Santos Clavos (Santa Claus) consigue arrancarles cierto interés, cuando les dice que es el Rey de Navidad, lo mismo que el Rey de Halloween.
Jack quiere saber lo que es la navidad, comprenderla y se esfuerza para ello, buscando incluso fórmulas matemáticas, lo que le produce enorme insatisfacción pues no llega a coseguir ningún resultado. Disecciona los regalos de navidad (disecciona un osito), observa todos los objetos de navidad por el microscopio, intenta hacer un copo de nieve gigante.
Mientras Jack anda con sus estudios, Sally intenta fugarse de nuevo saltando por la ventana (no hay problema, es de trapo, cae al suelo se destroza y ella misma se recompone cosiendo). Sally correra hacia Jack que sigue obsesionado con la Navidad y ella, viendo el erróneo camino de su amado, intentará evitar que camine hacia el desastre cuando intenta suplantar, tras secuetrarlo, al propio Santos Clavos, fundiendo en una sola la noche de Halloween y la de Navidad. No va a ser bien recibido y, será entonces cuando se dará cuenta de la estupidez de abandonar su propia personalidad por transformarse en quien no es. A partir de ahí, intentará liberar a Santa de los verdaderos malos de Halloween. Finalmente, tras el rescate, algo maravilloso va a ocurrir, pero eso…, no se lo voy a contar.
La película, toda ella de una estética absolutamente gótica, es muy entretenida y la banda sonora, compuesta de diez canciones expresamente escritas por Danny Elfman, es estupenda y ajustada a cada uno de los personajes que la interpreta dentro de la filmación.
Debo decir que ayer noche, mientras veía esta película, a oscuras y en la pantalla del portátil, me pareció que los personajes terroríficos de la película, me hacían un guiño, se habían convertido en bellos y estupendos. No tenía intención de escribir nada en relación a ella, pero ahora pienso que, aunque pueda parecer una gilipollez y mi texto no consiga que les entren ganas de ver esta película, creo que debía hacerlo. Tal vez por Jack, o por Sally o por mí misma. Alguien debía colgar, en este blog de cine, esta pequeña obra de arte del cine de animación y esa sólo podía ser yo, alguien a quien en Navidad le da por cantar boleros y poner margaritas en su casa.
PD.: He decidido quedármela, la iba a regalar, pero creo que no. Hoy ya le he encontrado el sentido. Véanla, con sus hijos, estamos en Navidad, y no se queden en lo anecdótico, buceen un poquito. Feliz Navidad.
© Del Texto: Anita Noire


Imagen de previsualización de YouTube


jun 28 2010

Alice In Wonderland: Ni pasen ni vean, por favor.

Alice In Wonderland de Tim Burton es una película mala y grotesca. Yo nunca llevaría a unos niños a verla porque tiene un mensaje bastante negativo, porque aparecen en ella muestras de crueldad escatológica e innecesaria que no creo oportuno que presencien a los menores. Como me parece aburrida tampoco la recomendaría a los adultos que no van a encontrar en ella nada de su interés. Quizás algún adolescente desequilibrado sea capaz de aumentar la perturbación de su mente con este despropósito de historia.
Estéticamente es pobre, oscura, casi gótica y aunque nada tengo en contra de los góticos no me parece que sea el tono adecuado para esta historia. Visualmente es más cercana a un videojuego no demasiado innovador que a cualquier otra cosa. Las únicas partes que no son oscuras, las que pertenecen al mundo de la llamada Reina Blanca son cursis hasta la caricatura y ninguno de los guiños con los que guionistas y director pretenden divertirnos funcionan.
No se salva nada. El trabajo de las actrices no merece la pena ni ser comentado y todo es desacertado hasta la exageración. Anne Hathaway está para quemarla en una hoguera (artística y metafórica, que no se me malinterprete. Yo no soy como ellos) y Helena Bonham-Carter ha encontrado definitivamente su registro como cabezudo malvado.
No merece la pena compararla con las obras que se supone que la inspiran. Todo es una burda utilización comercial y hasta los retazos que quedan de aquellas han sido pervertidos y despojados de su naturaleza.
Es rebuscadamente difícil hacer algo tan mal con tan grandes antecedentes y tan ingentes recursos. Resulta inconcebible cuando son tantas las cabezas que piensan y deciden en una producción de ese tipo. ¿Cómo se habrán convencido unos a otros de lo que estaban haciendo? ¿O será más bien que nadie hizo nada confiando en que los equipos de efectos especiales iban a resolver el desaguisado? Pues hasta la postproducción y los efectos digitales requieren un planteamiento previo y serio.

Una película ínfima. No es de extrañar que estuviera yo solo en el cine. Ni siquiera la reinvención de las tres dimensiones (por cierto que no son tres, son cuatro) le aporta nada.
Es previsible, burda, llena de tópicos sacados de los peores filmes de hadas y con un tufo a mundos medievales desquiciados y mal interpretados. Un totum revolutum infame. Es seria candidata a competir, desde mi humilde punto de vista, en los Razzies 2011 como peor película, peor secuela, peor director, peor guión y peores actores y actrices, protagonistas y de reparto.
Cuando descongelen a Walt Disney le va a dar algo.
Lo único que se salva es la interpretación de Madonna en el papel de Mad Hatter…
¡Ah, que no era Madonna!
Me hubiera ido del cine.
© Del Texto: IVOR QUELCH


Imagen de previsualización de YouTube