mar 18 2012

Mogambo: Triángulo amoroso en la sabana

Podría empezar con un Once upon a time porque hubo un tiempo en que el cine, el buen cine, se nutría de historias, de buenas historias y de monstruos de la interpretación que actuaban para la gran pantalla. Clark Gable, Ava Gardner o Grace Kelly, entre muchos otros. Pero podría también empezar con aquello de Once upon a time porque la censura de un país cambió diálogos y parentescos de los personajes de una película para que una historia sobre las pasiones amorosas (Mogambo significa pasión en swahili)  se diluyera hasta quedar en una historia sobre las dudas, los celos y el enfrentamiento por amor, en el incomparable marco de del continente africano
Eso que ahora les cuento es lo que ocurrió con Mogambo, película que en 1953 rodó John Ford.  Victor Marswell (Clark Gable), cazador, es el propietario del pequeño hotel África y organiza safaris. El matrimonio (transformado por censura española en hermanos para evitar el espinoso adulterio de la película), formado por el zoólogo Donald Nordley  (Donald Sinden) y por Linda (Grace Kelly), se trasladan hasta África para que el doctor investigue sobre la conducta de los gorilas. En el hotel, el matrimonio coincidirá Eloise Kelly (Ava Gardner) una mujer instalada en África para cambiar su vida. El matrimonio Nordley , de lo más insubstancial y aburrido, se tambalea cuando Linda se enamorará irremediablemente de Marswell quien, por el gusto de lo prohibido empieza a sentirse atraído por la esposa del zoólogo. Sin embargo, el triángulo está servido porque la presencia de Eloisa (Gardner), no es cualquier cosa, sino la de una mujer apasionada. El triángulo amoroso de esta película de aventuras y safaris -en la que los animales no son los que se utilizan de attrezzo en las bellísimas escenas del metraje, sino que lo son los humanos que interpretan a los tres personajes que entre intrigas, celos y amores desenfrenados- intenta llevar adelante su vida.
La película se sostiene sobre las dos actrices: Kelly que encarna la dulzura, la ingenuidad aparente; y Gardner la sensualidad, la chispa. El punto de conexión entre ambas es el macho alfa –Gable- que no es más que un elemento en el que se apoyan la dos actrices para mostrar las posturas de dos mujeres que se enfrentan entre ellas y consigo mismas por el amor a un hombre.
Mogambo es una de esas películas de aventuras intemporales, de la que se dice que su director tuvo muy poco interés por ella, pero lo cierto es que, lo tuviera o no, el resultado fue una película con una fotografía estupenda; la sabana africana da para eso y mucho más; y una historia que, si bien hoy puede parecernos antigua y un tanto ñoña, no ha pasado de moda. Los triángulos amorosos han existido siempre y existirán nos pongamos como nos pongamos.
Una película estupenda a la que yo sólo le veo una pega, el final, sí, pero eso que lo decida cada uno.
© Del Texto: Anita Noire


Imagen de previsualización de YouTube


may 3 2011

Thor: La osadía del hijo de Odín

El Universo Marvel, poco a poco, se va expandiendo, adquiriendo cada vez una más que notable presencia en la gran pantalla; no es de extrañar que, tras fracasos como los intentos de Ang Lee con Hulk, la meada fuera de tiesto que fue la trilogía de Spiderman (con Sam Raimi y los estudios de Sony a la cabeza), o una idiotez como The Punisher; la compañía del tío Stan Lee se haya decidido a producir en gran medida las películas venideras de sus superhéroes más emblemáticos, así como decidirse a hacer reboots (Hulk hecha por Louis Leterrier,  interpretado por Edward Norton en vez del Eric Bana de Ang Lee; y la nueva de Spiderman para el año que viene, que no tiene nada que ver con las anteriores, son una buena muestra de ello). Todo ha sido mediante la adquisición de la Marvel por Disney, y una compañía como la Paramount. De este modo, hemos asistido a productos que no buscan un sesudo tratado de filosofía, sino la esencia más pura del cómic, que no es más que entretener. Como Iron Man 1 y 2, Hulk, ahora Thor, dentro de unos meses El Capitán América, el año que viene Spiderman, y de esta forma, reunir poco a poco a todos Los vengadores en un solo film.

El argumento nos sitúa en el reino de Asgaard, la morada del dios Odín, y sus hijos Thor y Loki, los que velan por la seguridad y la paz en el Universo. Cuando Odín ceremonia el traspaso de la corona a su hijo Thor, se sucede lo inesperado. Antiguos enemigos como los Gigantes de Hielo han invadido la cámara de los trofeos para obtener una reliquia de gran poder que les pertenecía. Thor, en su soberbia, no se explica cómo han llegado hasta allí, sobretodo sabiendo que el dios Heimdall, el guardián que conecta Asgaard con el resto de mundos, que todo lo ve y todo lo escucha, no se ha percatado de la presencia de tales sujetos en la cámara acorazada. Asi que nuestro querido Dios del Trueno, junto con su hermano y hechicero Loki, y otros compañeros de armas, deciden desobedecer a su sabio padre, e ir a dar una lección por tal osadía al mundo de los Gigantes. Cuando llegan, arman lo esperado, haciendo peligrar sus mismas vidas, y obligando a que intervenga Odín, que en su ira por tal desobediencia e imprudencia, destierra a Thor a la Tierra, despojándole de sus poderes y su martillo, Mjolnir. Aquí, entre mortales, tendrá que aprender a diferenciar qué es importante y qué no, saber comportarse, y en definitiva, a dar su ayuda por aquellos que la necesitan, sin ningún afán egoísta por medio. Todo empeora en Asgaard cuando su hermano Loki, empieza adquirir ciertos poderes….

Lo que más sorprende de todo esto es el director elegido para llevar a cabo las peripecias de uno de los superhéroes con más renombre en el Universo Marvel, Kenneth Branagh, al que todos conocemos por sus películas como Frankestein de Mary Shelley o Hamlet, y todo hacía suponer dos cosas: o bien se iba a cometer un desastre debido a la falta de experiencia en temas de acción; o bien, una gloriosa y entretenida historia. Ni lo uno ni lo otro, Kenneth ha dirigido con pulso firme un producto destinado al mero entretenimiento, sin ansias de trascender ni ir más allá de lo establecido, un producto correcto. Con un estilo visual rozando los kitsch, donde sobresale artísticamente todo lo ambientado en el mundo de Asgaard, visualmente impactante, bello y hermoso logrando que nos adentremos en ese mundo ilusorio y lejano; y unos personajes que, a pesar de ser meros estereotipos, con unas líneas de diálogos demasiado sencillas, logran empatizar con el espectador, metiéndolo de lleno en la acción, destacando Anthony Hopkins como el poderoso Odín, Chris Hemsworth como Thor, Tom Hiddleston haciendo de Loki, o Idris Elba como Heimdall (el más extraño de todos los personajes y el más carismático). Sin embargo, el resto del elenco no pasa de la mera mueca, como Natalie Portman o Stellan Skargard, que acaban relegados en un segundo plano. El guión es una constante montaña rusa: momentos dramáticos, aventura, comedia y acción se dan de la mano y el resultado acaba siendo un tanto irregular, sin embargo, como ya he dicho, la cinta es un muy buen entretenimiento para evadirse un rato de la realidad y dejarse fascinar por lo imposible. En cuanto a la música compuesta por Patrick Doyle, no es nada nuevo, y cumple su función de adecuarse a cada momento, engrandeciendo Asgaard cuando lo requiere, o los momentos cumbres donde Thor demuestra su valía como héroe, de hecho, escribo estas palabras mientras la escucho, recomendándola para todo aquel megalómano de las bandas sonoras.

En conclusión, podríamos afirmar que estamos ante un producto que no desmerece en nada el espíritu de los cómics (aún habiendo cambios sustanciales), que mantiene sus guiños constantes a los fans (se empieza a dilucidar SHIELD, Tony Stark/Iron Man, y alguna sorpresa que otra), y que no hace ningún daño a una cartelera que deja más bien que desear, con propuestas llenas de dramas sociales y sesudas historias que vienen a contarnos la misma realidad una y otra vez. Y ya para finalizar, un último dato para todo aquel que la vea, esperad hasta que pasen los créditos finales, como ya he dicho, hay una interesante sorpresa de cara a la película de Los vengadores.

¡¡¡LARGA VIDA AL HIJO DE ODÍN, THOR, DIOS DEL TRUENO!!!
© Del Texto: Gwynplaine Thor


Imagen de previsualización de YouTube


dic 8 2010

Con la muerte en los talones: Espías en el país de las maravillas

Una confusión, por pequeña que sea, puede cambiar la vida de cualquiera. En realidad, la vida sigue su curso entre millones y millones de pequeñas o grandes confusiones. Todo es confusión en un universo que queremos ordenar y nos lleva ventaja en todas las ocasiones.
Esto podría ser excusa para grandes discusiones sesudas y eternas o, por el contrario, convertirse en una de las mejores películas de suspense de la historia. Alfred Hitchkock se decantó por la segunda de las opciones afortunadamente para todos. Con la muerte en los talones es una película fantástica por su ironía, por su ritmo, por lo bien contada que está; por las interpretaciones de Cary Grant, Eva Marie Saint (a decir verdad, algo sosita) y James Mason; por uno de los mejores guiones escritos para una película de suspense (lo firmó Ernest Lehman huyendo de las trampas, de escatimar información y esas cosas que se suelen hacer en este tipo de películas y son un insulto a la inteligencia del espectador) y por ser uno de los rodajes mejor diseñado de la historia del cine.
La dirección de actores de Hitchkock es soberbia. Logra que Eva Marie Saint pase desapercibida (insisto algo sosita) y eso es todo un éxito. De la interpretación de Cary Grant saca petróleo (este actor tenía unas limitaciones muy importantes al defender cualquier papel que se le diera).
La elección de los escenarios aportan una grandeza a la película que no tendría (seguramente) si se hubiera rodado con otros diferentes.
El punto de vista, como siempre fue en las películas de Hitchkock, es el exacto.
En fin, todo en su sitio. Brillantez.
Un ejecutivo del mundo de la publicidad se ve envuelto en una trama peligrosa por una confusión. Alguien le reconoce como un agente de la CIA que, ni siquiera, existe (el agente porque, desgradiadamente, la CIA existe y mucho). Esto le lleva a huir acusado de robo, de asesinato y de cualquier delito que ocurra cerca de él. En esa huida conoce a una mujer bellísima, sosísima y misteriosísima, que será fundamental en el desarrollo de las peripecias del pobre ejecutivo. Y a los malos. También va conociendo malos que quieren acabar con su vida. Kilómetros de escapada, intentos de asesinato, asesinatos terminados, agencias de inteligencia, aviones estrellados o una persecución por el Monte Rushmore, son algunos de los ingredientes de la trama.

La película es, entre otras cosas, una sátira sobre ese mundo tan oscuro y peligroso que protagonizan los espías y las personas sin escrúpulos que desean ganar dinero a costa del bienestar mundial. Con Hitchkock todo eso se convierte en un desastre absoluto, el territorio perfecto para enamorarse, en una ridiculez. Algo sin pies ni cabeza.
El guión se salpica de inteligencia en su conjunto, de ingenio para que se luzca Cary Grant, de nostalgia sobre la que se construye el personaje femenino y de maldad en la que se rebozan los forajidos. El resultado es una fina ironía que cubre el mundo.
Esta es una película que nunca falla. Los jóvenes se divierten, los adultos se divierten. Puede verse en familia y disfrutarse en cualquier momento.
Posiblemente se puedan decir cosas mucho más profundas sobre Con la muerte en los talones. Se han escrito libros completos sobre la película. Sin embargo, yo lo dejo aquí. A veces, lo mejor es tomarse las cosas con calma, sin tanto interés por el fondo de las cosas, sabiendo que tanto pensar puede quedar en nada por un despiste del lector o del que escribe, por un pequeo detalle que lleve a la confusión total. Lean esos libros. Yo me conformo con recordar que esta película es estupenda, que hay que verla y, sobre todo, disfrutar con ella. Es algo que estamos perdiendo de vista con tanta palabrería: el cine hay que disfrutarlo.
© Del Texto: Nirek Sabal.


Imagen de previsualización de YouTube


sep 19 2010

NEDS: De pronto, en el lado oscuro

NEDS – Peter Mullan – SECCIÓN OFICIAL A CONCURSO



NEDS es una categoría de adolescentes: los fracasados (No Educados) y Delincuentes.
Esta historia arranca con un niño, estudioso e inteligente, a punto de comenzar la secundaria, que vemos abocado al fracaso por la atmósfera que le rodea: sórdida en el hogar, cruel en la escuela y de delincuencia desatada en la calle. Muy marcado por un hermano mayor desviado ya en la marginalidad.
El director, Peter Mullan, ha elegido la Escocia suburbana en los años setenta y los ochenta para hacer un retrato de violencia adolescente, en medio de la que se gesta la creación de un monstruo, y ha conseguido una película densa en donde el drama –tremendo- del protagonista está rodeado muy sabiamente por la comedia cruel e inesperada, la tragedia, el esperpento y algunos momentos verdaderamente surrealistas, todo funciona de manera homogénea. Una composición admirable, bien armada y con mucha fuerza.
Así que estamos todo el tiempo entre la sonrisa y la tensión dramática en un guión imprevisible, inteligente y muy bien dosificado. Ese es el primer acierto. La utilización de la banda sonora para contrastar con el efecto de las imágenes, es bastante desconcertante y no se abusa del recurso, así que funciona; y el arranque, en unos coloristas años setenta con una fotografía que parece imitar la de la época, nos hace partir de un punto de vista que va a empezar a cambiar vertiginosamente hasta adentrarse en un lado oscuro que nunca hubiéramos imaginado.
Todo empieza a cambiar sutilmente siguiendo la historia. Crece nuestro protagonista y le encontramos de nuevo, ya adolescente y en una encrucijada.
John McGuill (Conor McCarron), es un héroe simpático, pero también un antihéroe, un villano y un monstruo temible; cómo se puede haber conseguido esto –y se ha conseguido perfectamente- es la clave del filme.
La composición del protagonista, es sublime, primero con un niño que está muy bien y que da paso a una interpretación de McGill adolescente sencillamente soberbia, conseguida sin duda con mucho trabajo, perspicacia y la ayuda de una buena dirección que ha sido capaz de arrancarle los matices más inesperados y más sutiles. Un trabajo actoral de la mayor categoría. Sería mucho decir que el resto de los actores está a la misma altura, pero casi, recordemos que son casi todos muy jóvenes, algunos auténticos niños y haber conseguido de más de una veintena de teenagers semejante igualdad de interpretación en creación de época, en acento, en movimientos, en agresividad, y en tono interpretativo tiene que haber sido el resultado de un trabajo minucioso. La dirección artística es muy acertada.
Hay en la última parte unos paralelismos místicos que son coherentes con el guión, pero que resultan algo extravagantes y sobra un final metafórico y un tanto absurdo que nos deja bastante desconcertados pero que no ha conseguido que la película pierda un ápice de fuerza.
La utilización de la música, el tema y la composición de algunos planos nos llevan a recordar La Naranja Mecánica.
Por supuesto que es una crítica a la sociedad y al sistema educativo y una explicación del fenómeno de las pandillas y la violencia ciega que vale para cualquier momento y cualquier sociedad.
Mullan, que es también actor, obtuvo el León de Oro en Venecia por The Magdalene Sisters, ha dirigido cortometrajes y actuado en Braveheart y Transpoiting.
Parece que el público del pase de la tarde, con prensa, en el Teatro Principal se ha quedado resentido por el final.
La película me ha interesado mucho y me ha sorprendido.

© Del Texto: Ivor Quelch