dic 3 2011

In Time: No malgastes mi tiempo

Andrew Niccol es el director de In Time. He leído que ha vuelto a la ciencia ficción para fusionar Gattaca y La fuga de Logan. Y yo creo que no es así. Lo que ha hecho ha sido meter en un cubo de plástico a Bonnie & Clyde, a Robin Hood y algo parecido a Coge el dinero y corre. Lo ha movido con fuerza y le ha salido este tostón. Un último intento de maquillar el desastre consiste en contarnos que llegará el día en que los humanos tengamos un reloj digital debajo de la piel que nos marcará el momento exacto de nuestra muerte si no conseguimos cargarlo con tiempo extra.
La película es totalmente previsible. Pero, además, desde el minuto uno. La trama se parece a quinientas ya contadas. La cosa es aburrida hasta límites insoportables. Los diálogos son estúpidos, los personajes son estereotipos (no se salva ni uno solo), las interpretaciones son lamentables y, por si era poco, el final invita a que esto continúe con alguna secuela. La buena noticia es que, si terminan rodando una segunda parte, seguramente, será algo mejor que este contenedor de despropósitos. Hacerlo peor es un reto más que improbable.
Justin Timberlake debería dedicarse a otra cosa. En esto del cine no tiene nada que hacer. Amanda Seyfried debería empezar por comprender que una pantalla de cine no es una pasarela. Y que para modelo tampoco creo que sirva. Vincent Kartheiser no es nada creíble defendiendo su papel. Nunca lo es defendiendo casi ninguno. Incluido el de la serie televisiva Mad Men. Y Cillian Murphy parece un marmolillo al que dan cuerda para que parezca que no está dormido como un lirón. La dirección de actores es nefasta. Deberían llevar una copia a las escuelas de cine para que los que llegan sepan, exactamente, lo que no hay que hacer.
Vestuario y peluquería, desaparecidos. Dirección de arte, desaparecida. Banda sonora, desaparecida. Fotografía, lamentable (esta se deja ver, lamentablemente).
Lo del guión es caso aparte. No recuerdo algo tan patético en los últimos meses. Y los ha habido malos de verdad. No creo que se diga una sola cosa inteligente durante la película.
Si la película quería ser una metáfora, la explicación del mundo en el que vivimos, el resultado es ridículo. Eso que nos cuentan en In Time es lo que nos dicen, cada día, en la prensa más militante y es, por supuesto, aburrido. La película no aporta nada. Y cuando digo nada quiero decir nada. Mezclar muchas cosas (otros lo llaman guiños a esto o aquello) aunque sean buenas no es, necesariamente, garantía de obtener algo bueno. Es, más bien, un insulto y una estafa. Cómo será que, habitualmente, miro con cara de pocos amigos a mis compañeros de butaca si comen palomitas o van radiando la película y esta vez ni me he molestado. Lo que quería es que aparecieran los créditos para salir pitando.
Si no quieren perder unos euros ni su tiempo ya saben lo que tienen que hacer. Cualquier otra cosa será más rentable que esta película. En un momento de la película, uno de los personajes deja escrito en un cristal no malgastes mi tiempo. Se lo dice al protagonista. Deberían aplicarse el cuento lo artistas que han elaborado esta propuesta vacía.
© Del Texto: Nirek Sabal


Imagen de previsualización de YouTube


feb 25 2011

La Red Social – (No) Sin Mis Amigos

Después de empezar más de una vez a ver esta película, y tener que dejarla al cabo de un rato por motivos ajenos a la misma, he conseguido, por fin, terminar de ver la historia de facebook en la gran pantalla. Facebook: la herramienta social que ha revolucionado la red, cambiado la concepción de las relaciones entre seres humanos, convertido a su creador en multimillonario (gracias a nosotros) y a nosotros en adictos. Supongo que era algo inevitable que tarde o temprano se diera una situación así, una vez comenzado el boom tecnológico; y no está mal trasladarla a la gran pantalla pero, algo tan concreto como facebook… ¿Va a contarnos algo nuevo?
Los elogios de la crítica sumados al éxito del producto en sí siembran la esperanza de encontrar, por fin, una buena película con una trama sin florituras, sin argumentos retorcidos ni adivinanzas, apta para todos los públicos, de todas edades y clases sociales, con el valor añadido del morbo por saber cómo un quasi veinteañero puede llegar a convertirse en el joven más rico del mundo gracias a una creación fortuita. El dinero y el glamour de Harvard, junto a la cara “bonita” de Justin Timberlake (quien no aparece muy favorecido y cuyo papel de intelectual no se cree nadie, aunque sí el de fiestero) son los únicos adornos que David Fincher incorpora a esta historia que, en lo que al guión se refiere, no ha debido de darle muchos quebraderos de cabeza. Quizá por eso, para hacer algo más original, decide trabajar con la común y explotada técnica del retroceso narrativo, una herramienta que ha conseguido manejar adecuadamente para rescatar esta creación de lo que en definitiva no deja de ser un cóctel con ingredientes puramente americanos.
El modo en que se agita tal vez sea lo que la haga destacar. Una banda sonora interesante en las escenas apropiadas, un buen personaje secundario (Andrew Garfield como Eduardo), que parece que no pinta nada, pero al final hasta te hace echarte unas risas, y un muy bien perfilado protagonista (Jesse Eisenberg como Mark Zuckerberg), capaz de arrancar algo de sentimiento al espectador, ya sea simpatía, compasión, pena o incluso absoluto rechazo. El sabor de boca final es paradójico, tanto como el mensaje en sí. Tras dos horas de película, en las cuáles consulté facebook al menos un par de veces, me pregunto por qué ha sido tan aclamada. Y luego sonrío cuando me doy cuenta de que el creador de la red social más importante del mundo se ha quedado sin amigos. Si hubiera durado media hora menos, quizás la habría saboreado mejor.
© Del Texto: Coletas


Imagen de previsualización de YouTube