jun 12 2010

El escritor: Cine y literatura. Mano a mano.

Dice el propio Roman Polanski que “la novela es el guión”. Quizá por eso el novelista Robert Harris no dudó en enviarle su libro El poder de la sombra (The Gosth), después de que fracasara el intento del director de llevar al cine otra de sus novelas. Pompeya.

En alguna otra entrada de este mismo blog se habla sobre la dificultad de trasladar a lo visual, a la pantalla, todo lo que es posible encontrar en un texto escrito. Pues bien, Roman Polanski no sólo lo consigue sino que, en ocasiones, es capaz de transmitir muchísimo más que lo que la novela o guión de origen pueden trasmitir al lector.

Contaba Harris en una entrevista, que trabajar con Polanski en la preparación del guión de cada una de las escenas fue como volver a escribir la novela, pues se detenían en cada una de ellas, las analizaban, las reescribían, las pulían, intentando no perder la propia estructura del libro y desechaban, mejoraban, cada una de ellas, trabajando conjuntamente. Dice Harris que este trabajo tan concienzudo consiguió que la película saliera mucho más reforzada que la propia novela.

Cuenta el novelista, con motivo de la elaboración del guión de esta película, que descubrió que él y Polanski compartían una misma manera de entender la narrativa (en su caso) y la construcción de escenas (en el caso del director),  pues ambos coincidían en entender que frente a la exhibición personal del autor/director  que puede caer en la tentación de crear artificios espectaculares, debe hacerse primar la historia, los personajes y la coherencia entre todo ello.

Me gusta esta manera de pensar, de crear, tanto sea para escribir como para dirigir una película de cine.

Con El escritor nos enfrentamos a una película de tintes propios del cine de Hitchcock. Un escritor (Ewan McGregor) recibe el encargo de terminar las memorias  del antiguo Primer Ministro británico Adam Lang (Pierce Brosnan). En un inicio no le seduce nada la idea, pero acabará aceptando el encargo. Su antecesor fue un colaborador del Primer Ministro que muere en un accidente mientras realiza el trabajo. Él debe trasladarse a la mansión en la que vive Lang junto a su esposa, Ruth (Olivia Williams) y su ayudante personal, Amelia Bly (Kim Cattrall); una isla en la costa este de Estados Unidos, en pleno invierno, con un tiempo absolutamente turbulento. Nada más instalarse en la isla,  un antiguo Ministro del gabinete de Lang le acusará de autorizar la captura ilegal de sospechosos de terrorismo y su posterior entrega a la CIA para que los torture. Estos hechos son crímenes de guerra. La polémica que se genera a partir de la noticia, atraerá a periodistas y manifestantes hasta la isla. El escritor, no se mantendrá ajeno a esta noticia ni a las consecuencias de la misma.

Un interesante thriller político que, algunos han querido ver como un paralelismo con el propio ex -Primer Ministro Tony Blair, pero que el propio escritor de la novela se ha encargado de desmentir, explicando que esa idea bullía en su cabeza desde hacía más de quince años.

Polanski consigue crear un escenario gris, lúgubre que acompaña como nada la sucia trama que nos cuenta. El mal es el centro de este film y el director consigue transmitírnoslo perfectamente. El escritor, ese que no tiene nombre, es un magnífico observador y esa caractarística llega perfectamente al espectador.

Una película técnicamente perfecta. Con un argumento político que, si bien inicialmente puede despistar, engancha desde un primer momento. Y, en el centro de todo, un montón de folios escritos, recogidos por un elástico que, sin quererlo, contiene la cara del mal.

Una buena película. No se les ocurra levantarse de la silla hasta llegar al final. Fíjense bien y ya me dirán quien gana ¿el bien o el mal?

©Del Texto: Anita Noire


Imagen de previsualización de YouTube


feb 27 2010

La fuerza de los que no están. Rebecca.

De vez en cuando me gusta volver a Manderley para perderme entre los muros de una mansión que contienen los secretos inconfesables de un personaje, Maximillian de Winter (Laurence Olivier) y la imperante personalidad de Rebecca, significando ambos el ninguneo de la joven mujer que aparece en la vida de Maxim. Una mujer que no tiene nombre (Joan Fontaine), que vive a la completa sombra de la mujer muerta en extrañas circunstancias y a la sombra de un esposo atormentado que vive sumido en el recuerdo de su primera esposa. Rebecca, una presencia gigante en toda la película que no se ve, que no se oye, pero es sin duda el personaje principal de la película, el que atormentará a De Winters y convertirá a la sosa, juvenil y dulce “sin nombre” en una mujer decidida, cuyo objetivo final será poner fin al recuerdo de Rebecca para que su matrimonio alcance la felicidad que la presencia de la difunta Rebecca les dificulta.
Espectacular la presencia de la ama de llaves, la Sra. Danvers, convertida desde el primer momento en la férrea defensora de la figura de Rebecca, la verdadera Sra. De Winters. El inmovilismo y la desazón todo en uno para evitar la desaparición de la figura de Rebecca.
De Winters, la imagen del esposo permanentemente afligido, torturado por la muerte de su esposa, contrapuesta a la realidad de un hombre que odiaba profundamente a su esposa, Rebecca, por la vida de corrupción y engaño a la que ambos habían sucumbido por mor a no perturbar la sociedad en la que viven. Una sociedad en la que ambos, encarnaban la imagen del matrimonio y vidas perfectas.
Rebecca es una impresionante, siniestra y desasosegadora historia de amor y de odio, ambientada en un terrorífico paisaje, con una atmosfera absolutamente densa que llega a asfixiar, no sólo a los personajes, sino al propio espectador. Rebecca, una película oscura, inquietante, donde la presencia de una personalidad arrolladora, que no aparece jamás, llenará todos y cada uno de los minutos de esta historia que Hitchcock plasmó magistralmente, consiguiendo hacer comprender al espectador lo que trascienden algunas personalidades brutalmente enormes.
Hitchcock, como siempre, un maestro, con unos personajes perfectamente tramados, en los que sin una sola escena de violencia física, logra mantenernos en un estado de suspense permanente, consiguiendo asustar al espectador con sus constantes insinuaciones de lo que da buena prueba esta película.
© Del Texto: Anita Noire