ene 17 2014

Agosto: Catarsis familiar

Agosto es una obra de teatro que ha estado en cartelera en varias ciudades como Madrid y Buenos Aires, donde yo la vi. Su autor es Tracy Letts y las actrices que interpretaban a madre e hija protagonista de la historia en Buenos Aires eran nada más ni nada menos que Norma Aleandro y Mercedes Morán. Ahora se estrenó Agosto en los cines de Madrid y la veo una vez más, pero en esta ocasión en esta ciudad y a través de una pantalla, en dos dimensiones. El guionista es el mismo autor de la obra, Tracy Letts, y las mujeres protagonistas ahora son otras dos magníficas actrices: Meryl Streep, en el papel de la madre, y Julia Roberts, en el de la hija a la que me referí antes. El resto del elenco sigue pisando fuerte: Ewan McGregor, Chris Cooper y Juliette Lewis, entre otros.
Oklahoma, más de cuarenta grados centígrados de calor y un padre que se ausenta. Tres hijas que se movilizan para acompañar a su madre en esos momentos, las parejas de dos de las hijas y la hija adolescente de una de ellas; más una tía gorda, su marido y el hijo bobo. Por último, una chica que atiende las tareas de la casa, de raza india o native American. Todos alrededor de esta matriarca llamada Violet.
La película comienza con quien luego se ausenta: el padre y marido de Violet (Sam Shepard) contratando a la chica que cuidará de su esposa enferma de cáncer de boca. Y a los pocos minutos, esta Meryl Streep entra en escena, absolutamente demacrada, con una caracterización espectacular para una enferma de cáncer bajo los tratamientos de la quimio y los rayos. El padre, nostálgico, melancólico, como anunciándonos una despedida, cita a T.S. Eliot y ese plano inicial de la llanura seguido de su biblioteca se quiebra en la acidez, el cinismo y en el sarcasmo de Violet que irónica promete comportarse como una sweet sick.
Con el hombre ya ausente, los miembros de la familia se reunirán en torno a la mesa ovalada del comedor y se desatará la catarsis familiar esperable para este tipo de familias disfuncionales lideradas por una madre drogadependiente e hiriente y tres hijas con caracteres diferentes y situaciones amorosas particulares. El personaje interpretado por Julia Roberts es el de la hija de carácter fuerte, la que pone o intenta poner orden en la familia, la que acarrea con la culpa del dolor depresivo de su padre, pero también la loca, la abandonada y traicionada por su marido, la insoportable, la hostil, la que aleja a quienes más ama; la que se quedará sola, a pesar de todo y a pesar de nada. Las otras dos hermanas son, en cambio, más pasivas pero igual de independientes. Y ninguna de las tres querrá hacerse cargo de esa madre enferma y destructiva. El viaje, la mudanza a ciudades lejanas, es la alternativa de vida para cada una de ellas y ninguna renuncia a ello por la enfermedad de su madre, cosa que no nos hace pensar en ningún momento en egoísmo sino más bien en autoprotección, aunque la salvación al fin de cuentas no sea posible para nadie.
Como dice la narradora del libro La hora de la estrella de Clarice Lispector: Quién no se ha preguntado: ¿soy un monstruo o esto es ser una persona?, los personajes de Agosto también oscilan entre el lobo y el cordero, el odio y la compasión, la comprensión y la intolerancia, la honestidad y la traición, la solidaridad y el ego, la esencia y la materia. La escena en la que la madre y sus tres hijas están sentadas en el jardín, en una hamaca, escuchando un relato de la infancia de Violet narrado por ella misma, es desgarradora: la lágrima que no llega a rodar por la mejilla derecha de Meryl Streep, la mirada resentida en la interpretación de Julia Roberts, la salida de escena de Julianne Nicholson y la ingenuidad repugnante y algo patética del personaje de Juliette Lewis es una y solo una de las tantas, tantísimas escenas que hacen que salgamos de esta sala de cine devastados, agotados y compungidos. Algunas risas permiten calmarnos durante la película, respirar con más soltura, pero este es un drama, un dramón, y se siente en cada uno de los poros de la piel incluso cuando rítmicamente suena Eric Clapton.
© Del Texto: Flor Bea


nov 2 2013

Pacto de silencio: Abueletes dando saltos y cosas así

Robert Redford es un buen director, es un buen actor. Eso nadie lo puede discutir a estas alturas. Pero Robert Redford puede cometer equivocaciones como todos los demás. Un ejemplo claro es la película Pacto de silencio que dirige y protagoniza.
Pacto de silencio pretende hablar del pasado como losa; del pasado que marca, definitivamente, a las personas; del pasado que dibuja un presente incierto. La película cuenta con todo lo necesario para convertirse en un excelente producto. Sin embargo, la propuesta hace aguas allá por donde se mire.
El guión es flojo. Quiere soportar toda la tensión en un presente que dota a los personajes de cierta normalidad a pesar de tener un pasado oscuro y turbio. Activistas violentos que treinta años antes asesinaban y, ahora, viven integrados, fingiendo que nada pasó. Pero eso es poca cosa. Un guión debe contener momentos de interés, frases inteligentes y con chispa que hagan al espectador removerse en la butaca, giros argumentales eficaces. En la película de Redford no hay casi nada de eso. Todo es denso o insípido, nada hace que el interés aparezca, es plano y aburrido. Además, los personajes tienden a ser episódicos y se quedan sin dibujar con la intensidad necesaria, es decir, no son ni episódicos ni nada de nada. Y, por si fuera poco, Redford decide que él es el protagonista. Un personaje que tiene treinta años menos que él se desploma de inmediato, resulta increíble que un actor con la edad de Redford encarne a este personaje. Por más maquillaje que se le echa al asunto no hay manera de solucionarlo. Claro, para que la cosa no sea un cataclismo personal, lo que hace el director es rodearse de actores y actrices que dan vida a personajes de treinta años menos. No sólo no se arregla el problema sino que empeora terriblemente. En una de las escenas, vemos a Redford correr escapando, en otra suponemos que salta una valla de dos metros. No lo creemos, por supuesto. Lo que hace contener la respiración al espectador es la posibilidad de un infarto. De Redford, claro. ¿Cuántos actores y actrices podrían haber formado parte del reparto siendo más idóneos que los que están? El guión tampoco soporta bien las chapuzas que lo salpican. Muchos detalles están más que forzados y hacen poco verosímil la trama. Ni las incongruencias (no se puede ser activista, colocado enfrente del sistema, y tener yates, casas y fincas del tamaño de Jerez de la Frontera).
El reparto es impresionante: Shia LaBeouf, Stanley Tucci, Susan Sarandon, Nick Nolte, Chris Cooper, Julie Christie, Richard Jenkins, Terrence Howard, Anna Kendrick, Brendan Gleeson y Sam Elliot, acompañan a Robert Redford. No se puede pedir más. No se puede conseguir menos. Los recursos técnicos son notables aunque el uso que se hace de ellos es escasos. No hay nada nuevo en este trabajo. Y cuando digo nada quiero decir nada.
Redford juega a arriesgar, a ser ese director que todo político debería temer por su frescura y su desparpajo al contar historias comprometidas. Pero juega sin convicción, sin muchas ganas. Le puede más eso de parecer joven cuando ya no tiene edad para ello. Pacto de silencio queda lejos de una verdadera denuncia o de ser una película que haga reflexionar a nadie sobre cómo el pasado puede acabar con el presente, sobre si treinta años después se puede o se debe perdonar un crimen, sobre lo lícito de las convicciones ideológicas.
La fotografía se salva de lo anodino del conjunto. La música no.
Nada del otro mundo. Una película más. Personajes del montón de los que nos quedamos sin conocer sus motivaciones. Un guión excesivamente plano. Todo lo necesario para que, al salir de la sala de proyección, los espectadores (muchos, por cierto) hablen de lo caro que es el cine en lugar de hacerlo sobre las excelencias del trabajo que acaban de ver.
© Del Texto: Nirek Sabal.