Las brujas de Zugarramurdi: Un aquelarre disparatado

Alex de la Iglesia pretende divertirse con cada uno de sus trabajos. Eso se percibe desde los créditos iniciales. Y para ello, no le importa dejarse llevar por los excesos argumentales o visuales. Incluso escribe guiones (esta vez acompañado por Jorge Guerricaehevarria) que contienen altibajos y zonas faltas de sentido. Pero los trabajos de Alex de la Iglesia suelen traer cosas interesantes y mucha diversión.
Las brujas de Zugarramurdi es un disparate absoluto. Sobre todo en su parte final. El arranque es muy divertido, loco e inquietante; está filmado con mucho acierto. De la Iglesia presenta a sus personajes con ritmo frenético, con diálogos chispeantes y escenas de acción bastante notables. Si estos personajes con los que comienza la película son un monumento al surrealismo, los que se van sumando son otro al delirio total.
Hugo Silva y Mario Casas interpretan bien sus papeles. Ambos han evolucionado mucho y bien como actores, especialmente Hugo Silva. La sensación es que se lo pasan bomba. Macarena Gómez está divertidísima encarnando a una madre histérica y con muy mala leche. Pepón Nieto Y Secun de la Rosa, con personajes muy encasillados en el tópico, hacen lo que deben y lo que pueden. Las brujas, en general, están todas bien. Las famosas y las figurantes. También, el director, no escatima en papeles para los amigos, que aparecen en pantalla para hacer un chiste y ayudar al reclamo en las salas. Pero está muy bien porque todos le echan ganas y muy buen humor. El resultado, como ya pueden imaginar, es estupendo.
El guión es desigual. Va de más a menos. De la contención a cierto desbarajuste. El tramo final es excesivo y se remata con prisas y sin acierto. Los dos minutos últimos son espantosos y prescindibles del todo. Sin embargo, el conjunto no molesta porque, metidos en ese lío, los aciertos tapan los errores.
El asunto de las brujas no se agarra para profundizar. Nada de investigaciones. Es la excusa para rodar una película gamberra y, especialmente, entretenida. Nada de maravillas aunque la cosa queda resultona. Es un espectáculo con el que se pasa un rato excelente. No todo es pensamiento profundo o chapuzas indignantes. En el cine hay un espacio reservado para el cine de entretenimiento que se resuelve con cierto arte. Unos se divierten y otros hacen una taquilla notable que les permite seguir trabajando sin grandes agobios.
Alex de la Iglesia sabe lo que quiere. Los productores saben cómo colocar sus inversiones. Los espectadores saben a lo que se enfrentan. Todo en su sitio.
© Del Texto: Nirek Sabal


Comentarios cerrados.