Caza al asesino: El tedio amenazante

Caza al asesino (The Frozen Ground) es una película que se queda a medio camino de casi todo. Excepto la fotografía de Patrick Murguia, a ratos, excelente, el conjunto parece estar anclado en tierra de nadie. Lógicamente, el espectador puede quedar algo decepcionado.
Nicolas Cage se esfuerza defendiendo su papel aunque no consigue deslumbrar en ningún momento. John Cusack se limita a poner cara de psicópata y poco más. El resto del reparto se mueve delante de la cámara con cierta apatía puesto que sus personajes son muy planos y, por tanto, irrelevantes. Todo esto es fruto de una dirección dubitativa –Scott Walker es el realizador- que no termina de encontrar un lugar en el que arriesgar lo más mínimo. Además, el guión (basado en un caso real) es lineal en exceso, atrevido también en exceso al enseñar todo su contenido desde muy pronto. Cuando un guionista desvela los secretos desde el principio sabe que la tensión narrativa puede desplomarse sin remedio, también, desde muy pronto. The Frozen Ground es un ejemplo claro de esto que digo.
Cusack interpreta el papel de un asesino de prostitutas. La acción se desarrolla en Alaska. Es el asesino en serie que tantas veces hemos visto ya en las pantallas. En este sentido, la película no aporta nada nuevo. Cage interpreta el papel de policía. Se puede decir lo mismo en este caso. Se podría esperar cierta lucha actoral al comenzar la película. Pero no hay lucha ni hay nada. Ambos se limitan a hacer lo que les dicen y poco más.
Se echa en falta algún giro argumental, algo que haga desaparecer un tedio amenazante. Y nada. Todo se queda en anécdota revestida con un tono previsible, apático. Si hubieran intentado un montaje algo más original podría haber funcionado mejor el relato. Tal vez desestructurando el discurso, tal vez desordenando la narración. Pero parece ser que no había muchas ganas de hacerlo o faltó algo de valor.
La película es absolutamente prescindible. Lo único que aporta es ese horror que se instala en el espectador cuando piensa que en este mundo suceden cosas crueles, horribles, infames. Algo que aporta cualquier periódico, cualquier página de Internet dedicada a airear los asuntos más turbios. Es muy posible que la veamos insertada en las parrillas de las cadenas de televisión. Los sábados por la tarde. Allí se encuentra todo lo barato del cine.
© Del Texto: Nirek Sabal


Comentarios cerrados.