David Larible: El mayor espectáculo del mundo

Los payasos son los artistas que consiguen que un adulto se sienta como un niño durante unos minutos y, además, que los niños se sientan felices por serlo durante años.
Los payasos son capaces de hacer reír, de empatizar con su público; de construir un mundo desde la emoción que provoca una mezcla de alegría y tristeza en la que cualquiera puede bucear y encontrarse a sí mismo; de igualar edades, sexos y condiciones de todo tipo.
Los payasos son los artistas imprescindibles desde que en el mundo se derramó la primera lágrima. Alguien tenía que arreglar aquello.
Y David Larible es el mejor payaso del mundo.
Su espectáculo es completísimo. No faltan los guiños a grandes ni a chicos; la música se instala desde el primer minuto en el lugar de lo fundamental; la participación de los espectadores es mucha y los momentos emocionantes se mezclan con las carcajadas. Es un espectáculo total.
El montaje es sencillo. Ni grandes o sofisticados elementos técnicos, ni grandes despliegues que impresionen a los asistentes. En esa pista lo que impresiona es la capacidad creativa de un payaso, sus ganas de hacer reír, su humildad y su amor por lo que hace. Este es el espectáculo de un payaso. No hay más. Y es suficiente para que durante noventa minutos muchas personas se olviden de todo excepto de sus risas y de sus sensaciones más básicas como pueden ser la emoción, el amor por la vida o la belleza que emana de los pequeños detalles.
La pista se llena de niños y adultos a los que David Larible invita a participar. El dinamismo es absoluto. Ni un respiro. Ni para él ni para los demás.
Llega el final del espectáculo. La gente en pie aplaudiendo. Nadie quiere que aquello acabe. David Larible cede y se despide, definitivamente, pidiendo a todos que asistan a los espectáculos en directo. En vivo. Y dice que sus espectáculos no tendrían sentido sin el público. Eso es cierto, señor Larible; tanto como que la vida de los demás se llena de ese sentido gracias a artistas como usted.
©Del Texto: Nirek Sabal

David Larible se despidió ayer del público de Madrid. Su espectáculo ha podido disfrutarse en el Teatro Circo Price Madrid.


Comentarios cerrados.