Mátalos suavemente: La belleza de un balazo en la cabeza

El mundo es un sitio en el que todo lo que hay, todo sin excepción, convive con el resto. Lo bueno y lo malo, lo feo y lo bonito, el bien y el mal, la policía y los ladrones, los hijos y los padres. Es más, no sólo conviven sino que necesitan unos de otros para que así sea. Además, todo es igual de bello o de ridículo. La estética de cada una de las cosas es la que es. ¿Por qué un asesinato no va a tener una coherencia interna que lo convierta en una obra de arte? ¿Por qué?
Esta es la propuesta que hace el realizador Andrew Dominik arrancando desde la novela de George V. Higgins. Y lo hace con sumo cuidado, trabajando desde lo excesivo del lenguaje (algunos de los diálogos son una acumulación de palabras groseras que deja atónito a cualquiera; algunos diálogos dejan cada cosa en su sitio de forma rotunda), desde la excesivo de lo visual (las tomas grabadas a cámara lenta son extraordinarias por encuadre, por detalle, por explorar lo bello que tiene el horror), desde lo excesivo del mito constante en el que nos movemos (el discurso político está presente de principio a fin). Este entramado hace que los personajes estallen desde su pequeñez para convertirse en gigantes colocados en el mundo en un momento de crisis económica y, sobre todo ideológica.
La trama de la película pasa a segundo plano. Mandan los personajes. Además, no es una cosa del otro mundo; es bastante normalita y se la sabe cualquiera antes de entrar en la sala. Mandan los personajes, una fotografía muy poderosa y el movimiento cuidadoso de la cámara acompañando la acción sin que nadie recuerde que está detrás de lo que se ve. Si mandan los personajes es que manda el diálogo. Cosa más que importante. Y aquí nos encontramos con un pequeño problema. Son varias las almas que se mueven en la pantalla y, lógicamente, varias las formas de ver las cosas. Eso nos lleva a una acumulación que desordena algo la propuesta. Sin embargo, sin la aparición del personaje interpretado por un apagado James Gandolfini y de su punto de vista el proyecto no tendría sentido. Él llega para que veamos la decadencia de un ser humano que mata a otros, pero que no se libra de crisis personales, económicas o espirituales. Llega para explicar el resto del mismo modo que el resto le explica a él.
La dirección actoral es muy buena. Scoot McNairy, Ben Mendelsohn, Vincent Curatola y Ray Liotta están muy bien; defienden lo que tienen entre manos con entusiasmo. Lo de Brad Pitt es otra historia. Cuando aparece en pantalla parece que todo se estremece. Creíble, potente en el lenguaje corporal, contundente.
De esta película hay que destacar la banda sonora. Magnífica en su totalidad. Acompaña a la perfección la acción, matiza lo que sucede. Y muy agradable al oído Uno de los temas lo pueden escuchar en el reproductor que encontrarán debajo del texto).
Mátalos suavemente es una buena película. No sabría decir si es un drama o una comedia. Porque entre balazo y balazo, el director nos arranca sonrisas desde los disparates o las situaciones ridículas y desternillantes. En este sentido, el cine de Tarantino se deja notar. Porque desde un lugar sucio y apestoso nos llega una imagen bellísima de algo que no quisiéramos tener cerca nunca en la vida. Es verdad que si alguien tachara la película de pretenciosa se abriría un debate feroz. Argumentos hay para decir eso aunque son más poderosos los contrarios. Tal vez sea la gracia de este trabajo.
Una buena opción para este comienzo de otoño. Por supuesto, los niños se quedan en casa o entran en la sala de al lado. Es muy violenta.
© Del Texto Nirek Sabal


Imagen de previsualización de YouTube


Comentarios cerrados.