Pollo con ciruelas: Pequeña afrenta al cine francés

En la historia del cine existen cientos de películas que cuentan amores imposibles y altamente trágicos. Pollo con ciruelas (Poulet aux prunes) es una de esas historias posibles, una más, que pasará sin pena ni gloria por las pantallas de cine. Sin embargo, lo que la diferencia entre el grandísimo abanico que tenemos en cuanto a películas que hablan de desamor, es el modo poco convencional de ofrecérsela al espectador: un cuento para adultos. A priori, la historia reunía elementos preciosos. Teherán, años 50 (antes de la revolución islamista), un violinista, una historia de amor imposible y la voluntad de dejarse morir ante el sin sentido de la vida.
Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud, guionistas y directores, basándose en el cómic de idéntico nombre (como ya hicieron con Persépolis), nos presentan esta historia, nos la muestran (y lo de mostrar no es un modo cualquiera de hablar en este caso) de una manera absolutamente distinta, con una fotografía extraordinariamente bella y una estética que la hace increíblemente atrayente.
Pero hay un sin embargo. Y es que, pese a lo anterior, no estamos ante nada distinto a lo ya contado en cuanto al desamor y sus terribles consecuencia, aunque las imágenes utilizadas para ello estén cuidadas hasta el último detalle. En lo visual estamos ante una película preciosa, encantadora, pero, en su desarrollo falta garra y puede que el pero de la película esté en la poca acertada elección de su protagonista Nasser-Ali Khan (Matieu Almaric) que en los veinte años que nos muestra la película, en flashbacks continuos, su aspecto de ser anodino, que ni siente ni padece (pese a intentar mostrarnos que siente y padece mucho), y trasmite bastante poco, arruina esta película que arranca con una salida estupenda y va perdiendo gas hasta llegar al final.

Sin embargo, criticada la elección del protagonista no puedo por menos decir que los personajes femeninos de la película, empezando por Isabella Rosellini (como absoluta fan que soy ), en su secundario papel de Parvine, madre del violinista; seguido por Maria de Medeiros como Faringuisse, esposa denostada por el desolado Nasser-Alí, y continuando por Golshifeh Farahini, en el papel de Irâne, el amor imposible, están superiores y la elección no ha podido ser más acertada cuando, como es el caso, hablamos de una película que se badea con ese aspecto un tanto irreal que tienen las fábulas.
Conviene explicar que la elección del título de la película Poulet aux prunes es un acierto absoluto, pues ese plato, elaborado desde el amor del que es despreciado por el ser amado, que a su vez ama sin poder amar, no es un detalle cualquiera, es la esencia misma de esa rueda de tristeza infinita en el desamor; es la esencia de la película en sí misma.
Y, llegados a este punto, cabe preguntarse si puede un amor desgarrado condicionar una vida entera, la propia y la de los que la rodean. La respuesta es sí. Y, aquí, en esta película que mezcla los golpes de humor con cierto melodrama, el violín es sólo el instrumento que permite sobrevivir. La historia del violinista vitalmente derrotado, abocado a una vida que carece de sentido, recluida en las melodías que exhala un violín tocado por el suspiro de una vida de amor interrumpido.
Debo decir que la película, que repito, es profundamente bella en cuanto a la imagen, no llega a emocionar en su historia y eso para mí, que adoro el cine francés, es inaceptable.
© Del texto: Anita Noire


Imagen de previsualización de YouTube


Comentarios cerrados.