La pesca del salmón en Yemen: Quedarse corto

Empezaré con los datos técnicos de esta producción para aquellos que van al cine en función de quien dirige una película o de quién la protagoniza. En este caso, La pesca del salmón en Yemen, está dirigida por Lasse Hallström y protagonizada por Ewan McGregor, Emily Blunt, Kristin Scott Thomas y Amr Waked. Este tipo de elección suele ser un fiasco, pero en fin.
Sin embargo, los que esperen encontrar una película del nivel de Las normas de la casa de la sidra del mismo director, pueden ir preparándose para encontrar algo completamente distinto, algo con bastante flojera aunque no por ello debe  dejar de reconocerse que tiene algunas cosas buenas. La primera la fotografía; la segunda, la fotografía y la tercera, pues también, la fotografía.
El argumento: Un jeque de Yemen, con residencia habitual en Escocia, aficionado a la pesca del salmón por los principios personales y morales que esa actividad encierra (¿?) pretende llevar hasta el Yemen esa actividad. Para ello contará con una asesora legal, con un funcionario gris del Ministerio y con una inversión multimillonaria que contará, inicialmente, con el visto bueno del Gobierno británico en un intento, de este último, de mejorar las relaciones árabe-británicas. Sin embargo, pese al enorme empeño del Jeque y la asesora, en algo tan estrambótico como intentar llegar peces de agua fría, que nadan contracorriente, a un país seco, sin agua y más bien inhóspito; las dificultades serán mayúsculas. En el interín, la vida del funcionario gris, descreído inicialmente del proyecto, con un matrimonio desastroso dentro de lo convencional; la vida de la asesora pendiente de una relación con un soldado destinado en Afganistán y desaparecido en combate; se desmoronará para convertir a dos seres absolutamente antagónicos en dos puntos de apoyo cruciales en sus vidas. Mientras tanto, desastres fluviales, alegrías, etc.
Hace falta rascar un poco para que, tras esa apariencia de película estúpida, se encuentre algo más. Porque el absurdo proyecto que tienen entre manos, es lo de menos. La esencia de la película radica en la necesidad de ir contracorriente para poder seguir viviendo, para no conformarse y tener fe, creer en la capacidad de uno mismo, en la de los demás.
Sin embargo, como digo, aunque el tema que pretende afrontar la película, que mezcla grandes dosis de humor con contenida emoción y tristeza, es ese y puede parecer un buen reto para una propuesta en el cine (como lo podría ser para cualquier otra cosa), se queda corta y lo mejor termina siendo la fotografía.
Una recomendación, si piensan verla, háganlo en versión original. Les parecerá un poquito mejor, seguro.
© Del Texto: Anita Noire


Imagen de previsualización de YouTube


Comentarios cerrados.