C.R.A.Z.Y.: La realidad emocionante

El cine sin emoción no es casi nada. Sea cual sea el tema tratado, sea el tipo de película que sea, en 3D o panavisión; sin emoción, el cine  deja de serlo. Y esta no tiene porqué ser un llanto descontrolado (que también); puede ser alegría, tristeza, rabia, miedo. De hecho, los que amamos el cine o cualquier manifestación artística, lo hacemos porque un día nos emocionamos por primera vez y queremos repetir tantas veces como sea posible. Queremos sentir lo que nosotros mismos no llegaríamos a sentir jamás sin la ayuda de otros.
C.R.A.Z.Y. es una excelente película firmada por Jean-Marc Vallée. Cuenta la infancia, la adolescencia y parte de la juventud de un personaje, Zachary Beaulieu, que se pasa toda su vida escapando de sí mismo para sentirse integrado en la familia. Hasta que deja de hacerlo, claro. Desde muy pequeño es un fenomenal candidato a ser gay entre hermanos deportistas, duros y alocados. La trama es muy divertida, muy emocionante, muy ágil en su ritmo. Es una película que da gusto ver. Pero no por ser entretenida. No, que va. Da gusto verla porque cada secuencia te lleva hasta territorios poco transitados que te remueven la conciencia. Las preguntas aparecen como por arte de magia y las contestaciones te van pegando a los personajes. Porque todos los personajes tienen una razón para ser como son aunque el resto de la humanidad no lo entienda. Me quedo con un diálogo, espléndido, que mantienen padre e hijo, que viene a ser algo así como que el padre le dice a su hijo que no puede aceptar su condición sexual porque se perdería lo mejor de la vida: tener hijos. Es decir, no te acepto aunque eres lo mejor que me ha pasado. ¿Es esto posible? se pregunta el espectador. ¿Que haría yo en estas circunstancias? se pregunta el espectador. Todo son preguntas, todo son justificaciones desde la butaca. Todo es emocionante y muy desconcertante. La realidad lo es. Y esta película indaga en zonas muy complejas de ella, con mucho humor, pero indaga.
La banda sonora de la película -esa es otra de sus grandezas- es formidable. Con la base del tema Crazy de Patsy Cline, escuchamos a Los Rolling Stones, Charles Aznavour o a David Bowie. Vemos cómo los personajes evolucionan al ritmo de la partitura y sus vidas se van encuadrando en un momento concreto en el que la música no puede ser otra distinta. La imitación de Bowie que hace Zachary (Marc-André Grondin) en su habitación es magnífica.
Pero es que la fotografía de Pierre Mignot o el vestuario de Ginette Magny son perfectos. Todo en esta película termina siendo lo que necesita la historia, los personajes.
El trabajo de Jean-Marc Vallée con los actores se deja notar desde el primer minuto. Todos defienden sus papeles con entusiasmo. Todos, por poco que participen, saben que están haciendo un trabajo concreto, no para lucirse, sino para que el personaje que arrastra la carga expresiva aparezca iluminado por los demás. Michel Côté (es el padre de la familia) y Danielle Proux (la madre) hacen un trabajo soberbio en este sentido dando una lección de generosidad con respecto al proyecto. Además, Vallée, mueve la cámara con acierto, centrando el foco en el lugar preciso. Casi siempre muy pegada al personaje principal que narra y aporta su punto de vista de principio a fin. E introduce efectos visuales que imprimen un ritmo a la película tan vivo como cada uno de sus personajes. También algún efecto especial que recuerda mucho a Hair de Milos Forman.
C.R.A.Z.Y. es una película emocionante, es buen cine, es una clase magistral de narrativa cinematográfica, es divertida y honda. Nadie puede aburrirse con algo así. Nadie sale ileso de algo así. Preguntarse por cómo ves el mundo es un trabajo difícil y doloroso. Aunque te rías por el camino, aunque finjas que la cosa no va contigo.
C.R.A.Z.Y. es una película que puede, que debe, verse en familia. Allí estamos todos, allí podemos hacernos una idea de lo que somos o a lo que nos parecemos. Los tabús, las tristezas o las alegrías de cualquier familia. Allí está la realidad emocionante que representa una película de cine.
© Del Texto: Nirek Sabal.



Imagen de previsualización de YouTube


1 Respuesta en “C.R.A.Z.Y.: La realidad emocionante”