Starship Troopers: Fascismo de pacotilla

Imaginen un mundo amenazado por la raza extraterrestre más violenta y destructiva que jamás ha conocido el ser humano. Qué susto ¿verdad? Lo que esperaría cualquiera es que el hombre luchara sin descanso para no desaparecer. Algo así.
Esto ya ha pasado. Hitler inventó esa raza violenta y destructiva. El mundo en peligro, puesto que el pueblo judío era más poderoso cada día. Puso su maquinaria de propaganda a funcionar para que esa idea calara en todo estrato social. Antes, Nietzsche llamó gusanos a unos y aristócratas a otros. Hitler recogió la idea, la hizo suya y estructuró un partido fascista que salvaría a la raza de esos gusanos que eran los judíos. Pero, de paso, arrasó con todo lo que no simpatizaba claramente con sus ideas. Y, por fin, hizo que estallase una guerra mundial para extender sus ideas y su poder.
Pues de algo parecido a esto habla Starship Troopers, película firmada por Paul Verhoeven que construye un escenario futurista inundado de estética fascista, de ideas fascistas. Uniformes de corte nazi, publicidad manipuladora y exagerada (todo se vende como maravilloso incluida la guerra y, por tanto, la muerte), unos bichos terribles que amenazan y con los que hay que acabar inmediatamente; la violencia justificada por una cosa u otra, pero justificada siempre; fanatismo, ignorancia que aprovecha el poder. Un mundo mentiroso sostenido por una inmensa mentira. Todo esto lo presenta Verhoeven envuelto en historias de amor convencionales, lenguaje militar convencional y relaciones entre padres e hijos convencionales. Es un gran topicazo.
El guión de la película es espantoso, los diálogos rozan siepre el ridículo y desesperan a cualquier espectador mínimamente inteligente. Por supuesto, son tópicos y están vacíos de sentido.
Las interpretaciones de Casper Van Dien, Dina Meyer o Denise Richards (entre otros) son la muestra clara de lo que no hay que hacer frente a una cámara. Histriónicos, alocados y aburridos.
Lo que se salva son los efectos especiales y visuales que, para el momento en que se rodó la película, no están nada mal.
Ordenar un mundo alrededor de la violencia y de una educación parcial y fanática se puede (se debe) hacer desde la inteligencia y no desde lo sabido. Un verdadero desastre.
Ahora bien, si quieren batallitas en el espacio, seres terribles, héroes, villanos y heroínas, parejas de jóvenes enamorados, naves espaciales, cuerpos mutilados y cosas así, no se pierdan esta película. Incluso podrán ver cómo un chico que mete la pata se lleva puestos una docenita de latigazos. Lo clásico nunca muere.
Si por el contrario prefieren entender el fascismo, cómo manipular a un pueblo entero desde la propaganda, cómo demonizar a un pueblo entero o cómo el hombre puede justificar la violencia más atroz; lean a Nietzsche, encuchen a Wagner, lean a Leví y luego echen un vistazo a cualquier película que trate el asunto con más solvencia.
Esta es aburridísima. No merece el más mínimo esfuerzo.
© Del Texto: Nirek Sabal


Imagen de previsualización de YouTube


6 Respuestas en “Starship Troopers: Fascismo de pacotilla”

  • Hal 9000 ha escrito:

    Semejante burrada tengo que leer, se nota en esta reseña que no se sabe nada de la película, ni de Paul Verhoeven, ni del por qué esta es una de las últimas grandes de la sci-fi, ni lo que significa la palabra ”sátira”…

    Grandísimo blog de cine, si, señores…

  • admin ha escrito:

    ¿A qué burrada se refiere? ¿Tal vez a que para entender el fascismo es necesario acudir a otras fuentes? ¿Tal vez lo que se dice de las interpretaciones del elenco? ¿Quizás que los efectos especiales y visuales no están mal? Explíquese, hombre. Y cuide su ortografía por el bien de todos. Llenar de garrapatas lo ajeno está más que feo.

  • fiomaravilha ha escrito:

    Estoy 100% de acuerdo con Hal 9000. Evidentemente no has captado para nada la esencia de la película. La violencia desmedida, los diálogos y situaciones profundamente estereotipadas y en ciertas ocasiones surrealistas (sanción administrativa = 10 latigazos, brutal!) son un mecanismo para parodiar todo lo que parece sostener apologéticamente. El cine de Paul Verhoeven es eminentemente violento y brutal, pero el espectador no debe hacer mucho esfuerzo para extraer la sarcástica visión del director. Acusar de fascista y de Nazi a una persona que vivió en primera persona la ocupación, bombardeo y destrucción de su país en la segunda guerra mundial, la casi muerte de sus padres, la simulación de un fusilamiento contra él mismo por parte de unos soldados nazis, únicamente para divertirse, me parece cuanto menos erróneo.
    Para mi es una de las mas grandes películas da acción de los 90, una década muy propicia para este tipo de cine.

  • admin ha escrito:

    ¿Dónde ve usted acusación alguna contra el director? ¿Quién le ha llamado nazi?
    Mire, nadie ha dicho nada contrapuesto a lo que dice usted. Lo que se ha criticado es la forma de enfrentar un asunto. Lea de nuevo el artículo. Lo comprobará.

  • MAC ha escrito:

    ESTÁ CLARO “ADMIN” DEBERIA DECIRNOS CLARAMENTE LO QUE SE PUEDE ESCRIBIR EN UN GUION, Y LO QUE NO. PORQUE SOLO EL SABE LO QUE ES BUENO PARA EL CONJUNTO DE LA SOCIEDAD, QUE POR SUPUESTO, SOMOS UNOS NECIOS SIN CAPACIDAD DE RAZIOCINIO, NI VOLUNTAD PROPIA.
    A LO MEJOR, LO QUE OCURRE, ES QUE EL PUBLICO, EN SU MAYOR PARTE, NO TIENE COMPLEJOS, Y SOLO VA AL CINE A DIBERTIRSE. REALMENTE HACE FALTA SER TONTO PARA CREER QUE LA PELICULA ES UNA DEFENSA DE LOS VALORES DEL NACISMO.(REALMENTE ES UNA SATIRA)

  • admin ha escrito:

    Estimado Mac: Lee usted (me refiero a lo que he dicho) tan mal como escribe (debe cuidar su ortografía). No se ha enterado de nada de lo que digo. Inténtelo de nuevo. A ver si esta vez tiene algo más de suerte.