Salidos de cuentas: Risas tontas

Existen millones de espectadores en el mundo. Cada uno de su padre y de su madre. Y, desde luego, son muchos los que se sientan en una butaca del cine para disfrutar con historietas superficiales, con situaciones absurdas y divertidas, con momentos lacrimógenos en los que se usa cualquier truco con el fin de hacer llorar al tipo más duro del universo. No seré yo quien critique estas cosas. Todos necesitamos momentos de evasión absoluta y viendo cine (no sólo este tipo de cine, claro) eso es posible.
Salidos de cuentas es una película que acumula situaciones absurdas, diálogos delirantes, personajes absurdos y delirantes, buena música y ganas de entretener al espectador de la forma más absurda y delirante. Pero, todo hay que decirlo, Salidos de cuentas es una road movie mediocre, repleta de faltas, sostenida por un guión que es muy divertido aunque no lleva a ninguna parte. El conjunto de la película funciona sólo regular mientras algunas partes tienen una carga cómica muy importante. Tood Phillips firma la película y apuesta más por lo facilón que por arriesgar. O intenta arriesgar, pero no lo consigue. No lo sé, francamente. ese es uno de los problemas de la película. No hay una definición clara. La música que se despliega durante los cien minutos de proyección no está nada mal. Eso hace mucho más llevadera la cosa. Christophe Beck no suele fallar. Los actores principales son Robert Downey Jr. y Zach Galifianakis. Y no puedo negar que están graciosos y a la altura de lo que el guión exige. El problema es que ese guión no es el más exigente de la historia. Ni mucho menos. Todo es previsible, todo encaja a la perfección en cualquier tópico que se conozca desde siempre, todo puede continuar porque sea lo que sea que pase el director lo encaja en el conjunto pasa arrancar una carcajada (o no, claro). Pero graciosa es la película.
Todo se articula a través de un viaje de una punta a otra de Estados Unidos. Dos tipos completamente diferentes tendrán que hacer esa travesía juntos. Desde que se conocen, las situaciones se descontrolan. Accidentes, detenciones, malos entendidos, situaciones que nadie sabría como afrontar. Eso es lo que pasa en la película.
El formato Dvd soportará mejor este trabajo. Eso de parar, saltar de escena en escena o ir directamente al final, le va bien a la película de Phillips. Cien minutos de tanta cosa tonta es difícil de soportar. Y, desde luego, los jovencitos que buscan estar delante de una pantalla comiendo palomitas o evitando estudiar disfrutarán de lo lindo con Salidos de cuentas (Due Date es el título original). Si quieren encontrar referencias al cine de culto o al cine de autor o, sencillamente, al buen cine, no pierdan el tiempo. Coman palomitas (todos) y déjense llevar. Es lo que hay. Además, se van a reír mucho. No crean que es mentira.
Ah, olvidaba decir que la fotografía no está nada mal.
© Del Texto: Nirek Sabal


Imagen de previsualización de YouTube


Comentarios cerrados.