El año pasado en Marienbad: La sensatez de todos

Hace ya más de un año, prácticamente desde que existe este blog, que tenía ganas de dejar alguna huella de El año pasado en Marienbad por aquí, pero, con miles de excusas inexcusables he ido postergándolo hasta un año más tarde en que me he sentado frente a un documento en blanco y un ventilador sin saber muy bien qué decir, cómo difundir esta  película-emblema de la modernidad con sus obsesiones, sus siluetas inmóviles, losas de piedra, galerías de otro siglo, estucos, plumas, mármoles y espejos negros en ese balneario inmenso dónde la voz de Él retumba a cada rato repitiendo obsesivamente la súplica a Ella, la mujer a la que conoció en el mismo sitio hace exactamente un año y que prometió abandonar a su marido y marcharse con Él el próximo verano, suceso que ahora Ella no recuerda.
De esta película-bucle de Alain Resnais no pienso mencionar más que mi impresión y reflexiones sobre ella, saltándome todos los aspectos técnicos, omitiendo un montaje maravilloso, una soberbia dirección artística y una música que escucho compulsivamente y que me traslada sin remedio a Marienbad, un espacio sin tiempo, interminable. En los Cahiers du cinéma tienen ustedes toda la información técnica sobre la película, y, si no, también les recomiendo el libro El cine francés, 1.958-1.998 (Esteve Riambau).
Con toda la importancia que le doy a las formas y a la estética, y considerando el valor artístico tan evidente de esta película, he optado por escribir esta tarde una diminuta reflexión en medio de tanta inmensidad y sofisticación.
Por ejemplo, me llama la atención la forma en que Resnais nos cuenta las consecuencias del paso del tiempo. Cómo Él vive durante todo un año de un recuerdo, de la promesa que Ella le hace de reencontrase en Marienbad, abandonar a su marido y marcharse con él el próximo verano. Y como Ella, impasible y despreocupada durante todo ese año, se olvida fácilmente de su promesa, de Él, del verano pasado y de todos los veranos pasados. En las dos conductas encuentro, sin embargo, la misma sensatez. La del obsesivo monomaníaco si remedio que se puede pasar un año, y hasta la vida entera, viviendo de unas palabras, carcomido por rencores irrisorios o frustraciones sexuales-sentimentales, da igual la razón, y la del amnésico que avanza junto al calendario, dejando atrás los días tachados con cruces, impasible a un pasado ya inexistente y caduco.
En muchas de estas situaciones, como nos cuenta tan bien Resnais, el obseso aparece de repente, impecable y fosilizado durante un año, reproduciendo exactamente las mismas palabras que, en esta ocasión, la amnésica dijo el pasado verano. El tiempo no ha pasado para él, porque lo ha estado perdiendo en recordarla a ella. Y ella, que se ha dedicado a tachar en rojo los días en el calendario, no recuerda ya absolutamente nada.
Pero olviden ustedes este diminuto discurso mío, táchenlo del color que más les guste y aprovechen su tiempo viendo la película. No se olviden.
© Del Texto: Sonia Hirsch


Imagen de previsualización de YouTube


Comentarios cerrados.