Pa Negre (Pan Negro): La gran oportunidad perdida

La mentira. Ese es el tema central de la película de Agustí Villaronga, Pa Negre (Pan Negro). Un asunto que ataca desde un mundo opresivo, gris, cerrado sobre sí mismo y para muchos; desesperante e imposible salvo que el sujeto acepte las normas sin rechistar y sabiendo que nada puede cambiar.
Villaronga viene a decir que somos fruto de lo que nos ofrecieron nuestros padres (ellos ya habían aceptado las cosas) y, como lo que nos pusieron en las manos eran mentiras y más mentiras, somos una enorme trampa. Vale. El mensaje está dentro de lo que podríamos asumir como cierto (me refiero a lo verosímil desde un punto de vista narrativo y de representación de espacio común). El mensaje puede servir para remover conciencias, para soportar una buena historia, para trenzar trama y personajes. Pero ¿cómo nos lo enseña Villaronga? La película va de mucho a casi nada, de lo incierto a lo previsible; del personaje complejo a la falta de evolución. La película nos muestra cosas que se quedan en nada (por ejemplo, la relación del maestro y la alumna manca) y que deberían tener gran relevancia en el entramado narrativo (nadie que cuenta algo debe olvidar que crear expectativas en el espectador supone cumplir con ellas) ; no desarrolla lo profundo dejándolo enunciado sin un objetivo claro, vacío de valor expresivo. La película juega a ser la oscuridad y se queda en una sombra gris (más técnicamente por el uso de la iluminación que por cualquier otra razón de peso). La película podría ser inmensa y se queda a medio camino enredándose con la trama y olvidando lo profundo del personaje, lo terrible del camino de la mentira. Todo queda en anécdotas que fueron proyecto de grandes cosas.
A pesar de los premios recibidos, me parece que es una película fallida, una película que apuesta y pierde; una de esas películas que dejan mal sabor de boca porque podrían ser grandes y se quedan en la mejor de las mediocres; una película que (otra vez) cuenta lo mismo desde el mismo lugar, desde las metáforas vacías por gastadas y desde lo ramplón de un lenguaje que no acompaña a la oportunidad.
© Del Texto: Nirek Sabal

Imagen de previsualización de YouTube


Comentarios cerrados.