The Troll Hunter: Fiordos nórdicos

The Troll Hunter es un mockumentary (o falso documental) mezclado con el género de las monster movies (si, King kong, Godzilla y largo etc son buen ejemplo de ello) grabado en Noruega y dirigido por un desconocido André Øvredal. El argumento nos sitúa en dicho país nórdico, en la actualidad, donde se supone que en las áreas restringidas se están encontrando osos muertos y se cree que hay cazadores furtivos haciendo de las suyas en las inmediaciones, en todo este embrollo surge un equipo de universitarios de medios audiovisuales que intentan cubrir la noticia de la mejor forma posible, lo que les lleva a encontrar a un hombre misterioso, solitario, casi ermitaño, al que creen que es el cazador furtivo. En una de sus incursiones siguiéndole descubren que todo es un complot del gobierno, y que no hay cazadores ilegales. A lo que de verdad se dedica este hombre es a cazar Trolls, esos seres que conocemos de los cuentos, y que el Estado oculta desde siempre, sea como sea. Trolls de todo tipo, incluso gigantes. Y últimamente están dando demasiado trabajo.
Lo que más llama de esta cinta de terror-fantástico es su manera de mezclar lo mejor de la cámara en mano, como en El proyecto de la bruja de Blair, y lo bizarro de una propuesta como Monstruoso, de cuya fuente bebe directamente, pero de forma honesta, y presentando unos seres que no son seres radiactivos, ni extraterrestres ni nada parecido a los de otras películas, sino como un elemento más de la naturaleza. Y ahí es adonde voy; el relato que nos propone el director aboga por una defensa de todo aquello que nos rodea, y es una crítica sutil de cómo el ser humano destruye y absorbe el entorno hasta hacerlo suyo, presentando a los trolls como algo fiero, pero que en un momento dado del film se nos revela que apenas son inteligentes; sin embargo hay que combatirlos y tenerlos controlados porque pueden producir graves problemas en todo aquello que ha sido creado o tocado por el hombre. Lo mejor del conjunto es cómo el espectador poco a poco se ve atrapado en una trama que bien desde un inicio o ya simplemente por leer la sinopsis, sería algo difícil de digerir, gracias a una excelente realización que sabe qué tiene que mostrar en todo momento. Para todo freak que se precie, no falta un guiño a Jurassic Park de Spielberg, los que recuerden a la cabra y el T-.Rex sabrán de lo hablo.  Algo a destacar los efectos especiales y la creación de los monstruos por ordenador, bastante bien integrados en el entorno, y que no cantan demasiado pese al poco presupuesto.

En definitiva, es una cinta bastante humilde, hecha con cuatro duros que está consiguiendo un éxito notable fuera de nuestro país, y de la que Hollywood ya se ha hecho eco, cuyo director ya está en proceso de realización de otra monster movie y junto al magnífico Chris Columbus, y que no pasa nada por echarle un vistazo. El cine de entretenimiento también puede tener su moralina.
© Del texto: Gwynplaine Thor

Imagen de previsualización de YouTube


Comentarios cerrados.