Mr. Nice: Todo lo que sube, baja

Mr. Nice es una película basada en un libro de un tal Howard Marks, en el que cuenta sus memorias, su vida desde que era un simple pardillo, sus primeros flirteos con el hachís y cómo llegó a convertirse en alguien importante para crear del tráfico de drogas todo un imperio y su posterior caída. Hasta aquí, todo normal, parecería un film más que viene a contar la misma historia de otras tantas películas sobre cine negro, mafias y drogas. Pero si hablamos de un tipo que no busca hacer daño a nadie, que solo quiere disfrutar de la vida, un hombre nacido en Gales que tiene impreso en la frente la palabra ‘’buenrollo’’ y es profesor, eso es otra cosa. Un camello que se convierte en un grande, y no hay más. La historia nos narra las vicisitudes de este hombrecillo, su caída al infierno de las drogas; un hombre que se deja llevar por sus amigos y que acaba siendo más rico que ellos; un hombre que a pesar de todo no es un soplón ni un chivato como los demás (como se deja entrever en ciertas secuencias de la película); un hombre que cuida de su familia y hace lo que sabe. Cualquiera de nosotros se puede identificar con dicho personaje, cualquiera de nosotros hemos tenido contacto con drogas, cualquiera ha dicho si y ha hecho de ello una forma de vida, otros han dicho que no, y otros primero dijeron que no y luego un si y acabaron jodidamente mal. Howard Marks pasó por todo eso y triunfó. ¿El cómo? No lo sé. Hay que verlo para creerlo.
El guión a veces se torna irregular, al ser claramente un biopic, con momentos de lucidez cinematográfica y otros que decaen levemente aunque mantiene el nivel en las dos horas que dura la cinta, con una evolución del personaje bastante clara, aunque carente de interés en ciertos pasajes. Notablemente realizada y musicalmente excelente, encontrándonos con temas de los 60 y 70 (cuadro donde se enmarca toda la historia). Vestuario propio de la época, así como todo el apartado artístico. Una dirección de actores bien hecha con un Rhys Ifans muy contenido al frente de todo el relato, secundarios como Luis Tosar o Elsa Pataky (increíble, la primera vez que veo actuar bien a esta damisela), o un loco como David Thewlis (haciendo de irlandés terrorista perteneciente al IRA), y otros como Crispin Glover, Chloë Sevigny, etc.
Poco más que decir sobre esta buena película, la historia de alguien que supo jugar con la justicia y hasta el MI6 con tan solo el único arma que tenía: la palabra. Un charlatán de gran corazón que en ningún momento desea el mal a los demás y que, poco a poco, va descubriendo que lo único que importa en este mundo es el estar con tus seres queridos, los únicos que no te señalarán con el dedo cual Judas, los que te van a seguir hasta el final de tus días. En definitiva, la familia.
© Del Texto: Gwynplaine Thor

Imagen de previsualización de YouTube


Comentarios cerrados.