Carne muerta: Un insulto a la inteligencia

Hacía mucho tiempo que no me topaba con una película tan deplorable. Muertos vivientes que se dedican a morder a los pobres mortales (esto ya esta contando un millón de veces), actores que no hacen un gesto (ni uno solo) creíble; diálogos incoherentes, estúpidos y delirantes; un maquillaje propio de fiesta de cumpleaños, el movimiento de la cámara histérico e injustificable, casquería y más casquería, un montaje que se debió echar a suertes o algo así y una trama que da ganas de liarte a mordiscos como hacen los zombies (o lo que sean). Qué desastre de película.
La dirigió un tal Conor McHamon. El guión es de un tal Conor McHamon. Y la editó… Venga, a ver si lo adivinan. Exacto. McHamon. La fotografía fue responsabilidad de Andrew Legge. Supongo que este es el técnico de mantenimiento del foto matón. Creo yo, vamos. Y alguno más aparece en los créditos. Pero no me he fijado mucho.
Los actores o saltimbanquis o aficionados o ridículos o como quieran llamar a esos chicos se llaman no sé qué. Da igual. En fin, que me trae sin cuidado.
Bueno, este pestiño se titula Carne Muerta. En perfecto inglés se titula Dead Meat.
Y ya está. Todo lo que se me ocurre decir de este bodrio no puedo reproducirlo aquí. Si tienen una copia a mano, háganse un favor y tírenla por la ventana.
© Del Texto: Nirek Sabal

Imagen de previsualización de YouTube


Comentarios cerrados.