Oum Kalthoum, L´Astre De L´Orient: Historia de la incomparable voz

Oum Kalthoum, L´Astre De L´Orient firmada por Feriel Ben Mahmoud y Nicolas Daniel es una película documental. Un repaso biográfico. Los directores utilizan material de archivo, viejas crónicas y entrevistas a personajes del mundo de la música y de la cultura para recrear la vida y la muerte de la gran cantante egipcia Oum Khaltoum.

El Astro de Oriente.

Porque Oum Khaltoum es para el Mundo Árabe un mito de unas proporciones desconocidas en Occidente. Nacida en una familia humilde, se inicio con el canto salmodiado de los textos sagrados y pronto se hizo evidente para su círculo familiar que la niña tenía una voz privilegiada. Empieza entonces una carrera vertiginosa sobre los escenarios que no detendría ni la muerte. Porque por primera vez los árabes oían canciones de amor tierno y apasionado, de mujeres que suspiraban por sus amados que eran amantes tiernos y cariñosos.

Los primeros jueves de cada mes, al caer la tarde, la cadena radiofónica Sawt al-Quaira emitía sus conciertos en directo y la ciudad de El Cairo quedaba paralizada por completo para escuchar a la que fue conocida como La Cuarta Pirámide, La Voz de los Árabes o La Estrella de Oriente. En el Líbano; en Israel, donde era igualmente admirada por árabes y judíos; en Siria o en Marruecos, las familias se reunían en torno a los aparatos de radio para suspirar juntos. “Los árabes no están de acuerdo en nada –escribió el premio Nobel de literatura Naguib Mahfouz- salvo en adorar a Oum Khaltoum”

Elegante y refinada, siempre con el pelo recogido y un largo pañuelo en la mano, su afinidad con los movimientos panarabistas y el nacionalismo del régimen de Nasser la elevó a la categoría de mito.

Fue emblemática su actuación en la sala Olimpia de París en dos conciertos que tuvieron lugar en 1967. Actuaba por primera vez para los emigrantes árabes en Europa y los que tuvieron el privilegio de asistir, hablan de apoteosis, de delirio, de un público enloquecido y de trance colectivo. Tres canciones en seis horas en la que la diva demostró su dominio magistral del tarab, la variación interminable sobre un mismo tema. Al terminar los conciertos, el público, enardecido, se arrojaba a besar el suelo sobre sus pasos.

Moderna y a la vez anclada en la más profunda tradición musulmana, distante como un ídolo, y, al mismo tiempo, cercana como una matriarca, Oum Khaltoum interpretaba todos los géneros musicales y renovó con su forma de cantar la métrica árabe. Todos los grandes poetas vivos escribieron canciones para ella, especialmente Ahmed Rami que escribió 137, y sobre estas composiciones descansa gran parte de su éxito. Es el símbolo de un Egipto laico, avanzado y moderno donde una mujer descubierta podía subirse sobre un escenario sin dejar de ser una gran señora. La Madre de Egipto.

María Callas se refirió a ella como la incomparable voz.

El 3 de Febrero de 1975 las emisoras radiofónicas anunciaban el fallecimiento de Oum Khaltoum después de una larga enfermedad  y el mundo árabe, desde Casablanca a Bagdad, se sumergió en un duelo inconsolable. Se reportaron suicidios y manifestaciones de histeria colectiva. En El Cairo, cuatro millones de personas salieron a la calle en la mayor manifestación de dolor de la que se tiene constancia. Enloquecida de dolor, la multitud secuestro el ataúd para llevarlo a la que había sido su mezquita favorita y al caer la tarde, las autoridades se vieron obligadas a sacar al ejército a la calle para evitar un desastre.

La película está bien documentada e hilvanada, aunque se podía haber hecho mucho más con el guión y los materiales de archivo porque el tema lo merece. Aún hoy, existe un canal de televisión que lleva el nombre de la legendaria artista y que emite sus actuaciones ininterrumpidamente.

Me gusta mucho Oum Khaltoum y me interesó verla.

© Del Texto: Ivor Quelch
Imagen de previsualización de YouTube


1 Respuesta en “Oum Kalthoum, L´Astre De L´Orient: Historia de la incomparable voz”

  • carolina muñoz droguett ha escrito:

    grande oum!!! sin duda una madre en la musica arabe, incomparable voz… fue un gran regalo de dios en la tierra, una linda melodia para los oidos humanos…