Plan A, Plan B, No plan


Oscar Peterson and Nelson Riddle – Round Midnight

Imaginemos por un momento que cualquiera de nosotros decide fundar una nueva religión. Montamos un discurso que ataque desde el mito la esencia de las personas para cautivarlas y lo difundimos con rapidez. Un nuevo dios salvador ha venido al mundo. En pleno estado de éxtasis decidimos que tras nuestros altares colocaremos la imagen de nuestro dios que siendo hombre murió por todos nosotros. Y murió ahorcado. No nos pensamos dos veces la cosa y encargamos a los artistas a nuestro dios para colocarlo en los templos. Un hombre dios colgado de una acacia. Escandaloso ¿verdad? Si, además, decidimos rodar una película en la que se muestre esa muerte con todo lujo de detalles, manteniendo la tensión narrativa en cada instante escabroso, lo más probable es que no haya persona en el mundo que se apunte a semejante religión.

Bueno, pues no tienen más que ir a una iglesia católica, mirar detrás de los altares (verán un hombre torturado y crucificado) y, luego, echar un vistazo a la película que dirigió Mel Gibson y que tituló La Pasión, para saber que las cosas no funcionan dentro de esa lógica.
El lector puede pensar que este artículo lo firma un ateo de tomo y lomo, un descreído o un individuo que odia sobre todas las cosas la religión. Nada más lejos de la verdad. El que firma lo que tiene muy claro es que nadie debería gastar un céntimo en rodar una tortura sin dejarse un detalle por mínimo que sea sin grabar. Eso no debe hacerse en nombre de nada ni de nadie, eso es estúpido. Si el protagonista de La Pasión fuese un hombre cualquiera en lugar de Cristo, el efecto sería exactamente el mismo. Una carnicería. Justificar semejante salvajada porque allí se representa a Dios no tiene sentido. ¿Acaso los evangelistas lo hicieron? Claro que no. Todo lo explícito en literatura (La Biblia lo es) y cine (La Pasión trata de serlo sin éxito alguno) es una baratija.
Dejando a un lado todo esto, diré que la película es muy floja en todos los aspectos. Muy bien las terribles heridas, las caídas, las caras de odio de los romanos y poco más. Tendría dificultades para elegir lo peor de la película. Es todo muy malo. Y para ver salvajadas ya tenemos unos bonitos noticieros en la televisión.
Como es Semana Santa y me gusta conservar algunas tradiciones aprendidas siendo un niño, suelo ver, durante estos días, alguna película que tenga que ver con la figura de Cristo. Excepto La Pasión, claro.

Este año tengo alguna duda. Me la provocan Jesucristo Superstar y La Vida de Brian.
Jesucristo Superstar es un excelente musical que marcó una época. Aún recuerdo las noticias que hablaban de sacerdotes tirando botellas contra la pantalla del cine, de monumentales escándalos en las salas de proyección. Es evidente que no entendieron nada de nada. Si se hubieran fijado un poquito en vez de liar la marimorena hubieran observado que el Judas de esa película (en su aspecto teológico) supera con creces a cualquier otro de la historia del cine. Eso por poner un ejemplo. Es verdad que la película no ha envejecido bien, pero merece la pena ver un espectáculo como ese. Original (en su momento rompedora), muy bien narrada, fotografía excelente y, por supuesto, una maravillosa música y coreografía.

El plan b consiste en ver La Vida de Brian, que es, sencillamente, deliciosa. Disparate tras disparate nos cuentan eso, un enorme disparate. Llena de escenas inolvidables por su ironía y buen humor, desmitifica, en buena medida y sin faltar el respeto a nadie, el entramado religioso. Cualquiera que sea.
Estoy pensando que veré cualquiera de las dos porque me garantizan un buen rato. Un muy buen rato. La otra no. Esa me destroza. Y paso.
© Del Texto: Nirek Sabal




3 Respuestas en “Plan A, Plan B, No plan”

  • LOSTTOTHERIVER ha escrito:

    Sin lugar a dudas me quedo con "La vida de Brian". No es necesario sucumbir a la carnicería gratuita para explicar las cosas salvo que queramos provocar la nausea en el que tenemos enfrente.
    Vuelvo a lo mismo, sin lugar a dudas, "La vida de Brian". Los musciales no me gusta.

    Núria A.

  • Apocalypto: La gran injerencia del cristiano | Inventodeldemonio.es ha escrito:

    [...] de su anterior película. Sí, esa en la que nos enseña la carnicería que se hizo en Galilea, La Pasión de Cristo. © Dl Texto: Nirek [...]

  • BATCORPIO ha escrito:

    CREO QUE LAS DIFERENCIAS DE OPINION Y EL RESPETO,ES ALGO TAN IMPORTANTE COMO EL PODER EXPRESAR NUESTRO PENSAMIENTO, PERO DE IGUAL FORMA TENER EL SUFICIENTE CRITERIO PARA TOMAR NUESTRAS PROPIAS DECISIONES AL LEER O ESCUCHAR UN COMENTARIO DE ALGO O ALGUIEN. ESO ES LO QUE CREO DE LAS CRITICAS DE CINE, Y EN ESPECIAL PARA MI GUSTO DE LA CRITICA A LA CINTA DE LA PASION. MUCHA GENTE CREE QUE VER A CRISTO CRUCIFICADO O MOSTRADO DE ESA MANERA ES FALTA DE RESPETO, QUE ES VER A UN DIOS VENCIDO, O QUE ES NAUSEABUNDO VER ESE TIPO DE IMAGENES; PARA MI ES VER ALGUIEN QUE LUCHO Y MURIO POR UN IDEAL Y EL RETRATO DE MUCHAS COSAS QUE FUERON REALES TORTURAS DE ESE TIEMPO, O CON EXAGERACION, QUIEN REALMENTE PUEDE ASEGURAR LO SUCEDIDO? ES SOLO UNA MANERA DE MOSTRAR UNA POSIBILIDAD. AL VER LA PELICULA ME DIERON GANAS DE SER MEJOR, DE LEVANTARME CUANDO ME SINTIERA CAIDO, COMO SE MUESTRA EN ALGUNAS ESCENAS, Y LOGRE CAMBIAR MUCHAS COSAS. Y CREO QUE CUANDO ALGO TE INSPIRA PARA BIEN, NO ES TAN MALO. ESO PERSONALMENTE. CREO QUE CADA QUIEN LO TOMA A SU MANERA, Y ES RESPETABLE. COMO ASI MISMO SE DEVE RESPETAR EL TRABAJO DE LOS DEMAS, SÍ CRITICAR, MAS NO TRATAR DE DESTRUIR. ESO ES MAS FACIL QUE CREAR, O VALORAR EL ESFUERZO DE OTROS AUNQUE NO SEA DE NUESTRO ENTERO GUSTO. EL CINE ES PARA NARRAR AL ESTILO DEL NARRADOR. ESA ES LA MAGIA DEL CINE Y NO A TODOS NOS VA A GUSTAR LO MISMO, PERO DE TODO PODEMOS APRENDER. REALMENTE OBSERVAR TODO LO IMPLICITO QUE HAY EN UNA PELICULA Y ADEMAS DE DISFRUTAR, TOMAR LO BUENO Y MALO PARA NOSOTROS MISMOS. Y HACERNOS DE UN CRITERIO PROPIO, RESPETANDOLO Y RESPETANDO EL AJENO.